Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘vergüenza’ Category

Los otros

Cuando uno da noticias de mierda la gente se bloquea.

A todos nos pasa cuando alguien a quien aprecias te da una mala noticia. Intentas buscar palabras y la mayor parte de las veces no sale nada.

Necesitas tiempo para reaccionar. Todavía estoy en el proceso de decírselo a gente, empecé con primera línea, también pedí a amigos y familiares que me ayudaran porque los primeros días uff.

Además que odio hablar por teléfono y por mi trabajo tengo que hacerlo mucho más de lo que me gustaría. Y los primeros días hablando por teléfono del tema se me quebraba la voz. Así que por mensaje mucho mejor.

Y claro que el post anterior lo escribí desde un humor muy específico pero hay días en los que no me apetece hablar con nadie. Me apetece sofá y leer libros para distraerme.

La tasa de supervivencia del cáncer de mama sin metástasis (es decir, yo) es muy alta afortunadamente. Siguen muriendo mujeres, demasiadas mujeres todos los años por esta enfermedad.

Voy a dejar este post como prólogo largo de otro que necesito escribir con editora.

Lo que quería contar en este es alguna reacción excesivamente optimista:

  • ¡Tranquila! ¡Ya verás que esto no es más que un tratamiento de belleza! (es hombre, no sé qué tratamientos de belleza conoce pero casi que mejor no pregunto)
  • Conozco a fulana que lo pasó y me dijo que poco más que un resfriado grave (de estos resfriados que mastectomía completa, claro)
  • ¿qué planes tienes para este verano? ¿Tienes algún viaje planeado?

O excesivamente morbosa:

  • (misma persona unos días más tarde) ¿Qué tipo de cáncer es?¿cuando empiezas el tratamiento?¿Que tal estás? ¿Hay historial de cáncer en tu familia?

Ahi flipé un poco y le respondí como pude, esta persona no es amiga mía, es la prometida de un amigo del guiri. Siguió con ¿te han dicho que tipo de cáncer es? ¿qué sintomas tenías? Ya mi cabreo fue mayúsculo en plan te metes las preguntas morbosas por el culo y tardé en responder dos días . El domingo pasado la vi y todavía me pregunta ¿tienes algún viaje de trabajo planeado? Mi conclusión sobre esta persona a la que apenas conocía es que no le da y por eso mi pregunta en el twitter de cómo interactuar con idiotas sin quedar como una cretina.

De aquí podemos seguir al siguiente post sobre el exceso de optimismo, la infantilización, el problema en llamar a las cosas por su nombre… Pero es más de pensar y saber escribir así que necesito ayuda.

Anuncios

Read Full Post »

Cambios lógicos

Para M, por su talento.

Cuando era pequeña me encantaba pasar ratos con mi padre mientras él veía la televisión en su habitación.

Inciso

Acabo de darme cuenta, muy en mi estilo, de que quizá tener dos televisiones en casa y que los fines de semana cada uno viera una televisión distinta es significativo

Fin del inciso

Mi padre veía partidos de fútbol o baloncesto por la televisión, generalmente solía ser baloncesto. Como decía, en esos momentos mi madre me solía mandar “con tu padre”. Yo era una niña bastante habladora, supongo que tenía a mi madre con la cabeza loca y la mujer quería tomarse un respiro.

Así que la historia comienza una de esas tardes de invierno de fin de semana en Bilbao. Calculo que yo debía de tener unos seis años, probablemente estaban en el descanso porque creo que acababa de sobrevivir a una batalla de cosquillas, que solo paraban cuando yo gritaba “me rindooooooo” y  entonces…

-Oye papá, ¿tú cuando eras niña cómo te llamabas?

-¿Cómo?

– Sí, que cuando eras niña papá, que cómo te llamabas.

¿Cómo que cuando era niña?

Ahí me vi obligada a explicárselo, papá hijo que pareces tonto.

– Ya sabes que cuando nacemos, pues somos niñas y de mayores somos señores y al revés. Yo de mayor voy a ser un hombre. Entonces, ¿tú cuando eras niña cómo te llamabas?

– Pero ¿dónde has leído eso? ¿Quién te ha contado eso?

– No lo he leído ni me lo ha contado nadie papá, yo lo sé.

– No hija, nadie cambia de sexo al crecer.

– Papá… ¿que es eso del sexo que no lo entiendo?

– Pues que tú naces niña y luego vas a ser mujer, no vas a ser un hombre.

Papá, entonces ¿tú eras un NIÑO?

– Sí cariño.

Y el pensamiento me hizo tremenda gracia. Y también sentí una vergüenza infinita al comprobar que estaba equivocada y que yo creía una cosa que  no era verdad.Es lo que más recuerdo, el sentimiento de vergüenza después.

Read Full Post »

Los Erasmus.

Así, con nocturnidad y alevosía deciden que los únicos que van a cobrar la beca Erasmus son los perceptores de alguna otra beca del MEC. Y lo publican en el BOE, con efecto retroactivo para los que ya llevan dos meses de Erasmus, con dos cojones y un palito.

El esfuerzo que hacen las familias y los estudiantes de clase media que no reciben becas para que sus hijos estudien en el extranjero solo lo conocen los que lo han pasado.

Cuando yo estuve de Erasmus en 2005 me daban una becaza de 72 Euros al mes (no te los gastes todos de golpe, chata) ya que se concedía la beca en relación con la diferencia del nivel de vida entre tu destino y tu origen. Y como yo era una millonaria vasca, pues me dieron esa fortuna. Pagamos la estancia de 5 meses en Alemania con ese dinero, otra beca que yo tenía por buena estudiante en la escuela pública que concede al Ayuntamiento de Bilbao, (gracias señora Viuda de Epalza), mis trabajillos veraniegos y un esfuerzo familiar.

Sin esa estancia de 5 meses en Alemania yo no tendría el trabajo que tengo.

En casi todos los primeros trabajos de mi sector puntúa triple que hayas tenido una beca Erasmus, y los que no han estado se quejan amargamente.  Había quien no se iba porque no le interesaba y muchos otros porque no se lo podían permitir.

Me cuesta mucho creer que estudiantes becados por el MEC se vayan de Erasmus, y más con la que está cayendo en España. ¿Tienes una beca porque tus padres no tienen mucha solvencia económica pero no tienen problema en gastarse el dinero en que te vayas fuera? No me cuadra.

Esto es otro mazazo al estado de bienestar. Quizá yo no merecería tener mi trabajo.  Ya alucinaban bastante en Madrid cuando les decía que yo había ido a colegio, instituto y universidad públicos. Si sabe hasta leer, pensaban.

Quizá mi trabajo, que conseguí porque tuve oportunidades que aproveché y curré mucho, debería haber sido para algún niñato de universidad privada que haya ido al extranjero porque su padre se lo podía permitir.

Como no voy a defender la educación pública si es la que me ha dado mi nivel socioeconómico.  También junto con la educación que me dieron en casa, claro. Con el dinero que se ahorraban en mi colegio podíamos ir de viaje, podían llevarme a museos, podían pagarme clases de inglés hasta que pude ir a la Escuela Oficial de Idiomas.  Sin el convencimiento de mi padre, que nos repite siempre que “la educación es la mejor inversión que puedes hacer en ti mismo”, quizá habría tenido zapatillas de marca y diría “pienso de que”, como algún jefe mío de Madrid y colegio bien.

Pero lo que más me ofende es que mis amigas, que estudiaron conmigo en colegios e institutos públicos manden a sus hijos a colegio privado “por el nivel”. A la mierda, mandad a vuestros hijos a guetos donde solo se relacionen con una parte de la sociedad y aprendan  valores primordiales como “los inmigrantes vienen a quitarnos el trabajo”, “veranear en Puerto Banús mola más” y “esa marca de zapatillas no mola”.

Hombre ya.

 

Edición dos días más tarde:

– No recordaba que la beca del Ministerio era complementaria a la beca de la UE. La beca del ministerio que yo recibí creo que fueron unos 400 euros en total que cobré  cuando ya había vuelto.

El tontolhaba del ministro ha tenido que rectificar, aunque como leí en twitter al final parece que está regalando algo. Es decir, la medida aplicará el curso que viene, no este pero a mí me suena a estrategia para despistar. Hijosdeputatodos.

Read Full Post »

Tenía yo un novio que decía que a las mujeres no nos hacen jefas no porque no valgamos sino…

– A ver si pensaran que no valéis no os contratarían y fuera. Si no os hacen jefas es porque entonces iríais a los viajes de trabajo. Y si vais a los viajes de trabajo seguro que querríais hacer “mierdas” como ir a museos, a cenar, al teatro, etc. Y en qué momento de la cena saltaría algún hombre la famosa frase de “la última nos la tomamos en el puticlub”.

Cada vez estoy más de acuerdo con sus palabras. No está tan extendido el tema de ir a los clubs de striptease o a puticlubs entre los hombres más jóvenes  pero siguen trabajando algunos para los cuales es el pan de cada día.

¿No os acordáis de este caso? ¿ O este? Y si es así con el dinero de todos (qué poca vergüenza), en las empresas privadas más de lo mismo. Hay determinados sectores muy machistas, en los cuales la mayor parte de los contratos se firman y/o acuerdan en puticlubs. Y claro, ahí no va a entrar una mujer a participar del regocijo general.

Yo aluciné al ver en unas fotos de una fiesta de mi empresa (a la que no se me invitó, claro), había chicas participando en un espectáculo de algo en tanga. En una fiesta de la empresa. Ajá.

A ese tipo de hombres les molesta que las mujeres participen en las reuniones, no saben tratarlas de igual a igual. Insisto, a determinadas edades, en determinados sectores y en unas zonas ocurre mucho más que en otras.

Yo trabajo básicamente con Latinoamérica, y os aseguro que llevan un retraso en este tema de unos 40 o 50 años con respecto a España. No saben tratar con mujeres que no sean sus esposas, madres, hijas o hermanas. No saben tratar con compañeras de trabajo. He estado en unas comidas de trabajo con unos temas de conversación de un machismo que alucinaríais.Y ahí te agarras los machos, te muerdes la lengua y te callas. Tratas de cambiar de tema, pones caras largas para que vean tu incomodidad, pero poco más puedes hacer. Bastante seca les pareces ya como española, y si además eres del tercio norte de la Península no te quiero yo contar.

A mí mi jefe me dijo una vez que “las mujeres vascas sois bravas porque no habéis encontrado un hombre que os domine”.

Me callé, y un par de semanas más tarde le dije que mi abuela se quedó viuda con seis hijos a su cargo y la pequeña tenía 6 años. Y que las mujeres vascas somos bravas porque eran las cabezas de familia. Y me da igual vasca que cántabra, gallega o asturiana.

Mucho menos saben tratar con mujeres más jóvenes que les digan lo que tienen que hacer. Pero si eres una niña y no tienes ni puta idea… Yo he tenido que aguantar que un abogado me dijera que en calidad de qué hablaba yo sobre cables submarinos. Pues para empezar en calidad de Ingeniero de Telecomunicación, pedazo de impresentable.

Y esto ya por no comentar otros temas que rayan en el acoso sexual. Hay un personaje famoso en mi empresa, odiado por todas las mujeres y que tenía bastante costumbre por venir y tocarme la espalda. Después de decirle varias veces “que no me toques” avisé a mis jefes que la siguiente vez me iba a hablar con recursos humanos y le plantaba una demanda por acoso. A ese le quería ver yo aquí en Estados Unidos que iba a durar unos 3 minutos y medio. Yo no soy dada a ver machismo en todas partes, pero es que de verdad, que tenemos que aguantar las mismas gilipolleces de nuestros jefes que los hombres más un amplio abanico de putadas más.

Os agradecería que comentaráis aquí vuestras impresiones sobre este tema y experiencias al respecto…

 

Read Full Post »

Para @rojovegas, por prestarme un salmantino admirable

 

Antony Beevor. La guerra civil española.

 

De los altavoces en las calles surgían las notas del himno de la Legión “El novio de la muerte” y en las emisoras de radio cada tarde sonaba un cornetín para anunciar el “parte” desde el cuartel del Generalísimo. En este ambiente cuartelero iba a tener lugar un notable acto de coraje moral, un incidente jaleado por el énfasis que se dio en él al valor puramente físico de la guerra. El 12 de octubre, aniversario del descubrimiento de América, “Día de la Raza”, tuvo lugar un acto ceremonial en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca. La audiencia estaba integrada por notables del Movimiento, incluido un fuerte contingente de la Falange local. En el estrado tomaron asiento Carmen Polo, esposa de Franco, Pla y Deniel, obispo de Salamanca, el general Millán Astray, fundador del Tercio de Extranjeros (que llegó acompañado de sus legionarios) y Miguel de Unamuno, rector de la Universidad. Unamuno, irritado contra los gobernantes de la República, había apoyado al principio el “alzamiento ” que debía “salvar la civilización occidental, la civilización cristiana que se ve amenazada”, pero no podía pasar por alto la matanza que se había llevado a cabo en la cudad bajo las órdenes del comandante Doval, aquel que se había hecho famoso como represor en Asturias, ni los asesinatos de sus amigos Casto Prieto, alcalde de Salamanca, Salvador Vila, catedrático de árabe y hebreo de la Universidad de Granada, o García Lorca.

Los discursos iniciales corrieron a cargo de Vicente Beltrán de Heredia y de Jose María Pemán. Acto seguido el profesor Franciso Maldonado lanzó una tremenda diatriba contra los nacionalismos catalán y vasco, “cánceres de la nación” que había de curar el implecable bisturí del fascismo. Al fondo de la sala alguien lanzó el grito legionario “¡Viva la muerte!” y el general Millán Astray, que parecía el auténtico espectro de la guerra, manco, tuerto y cubierto de cicatrices, dio los “¡vivas!” de rigor, mientras los falangistas saludaban a la romana hacia el retrato de Franco, que colgaba sobre el sitial de su esposa. El alboroto se desvaneció cuando Unamuno tomó la palabra:

Estáis esperando mis palabras. Me conocéis bien y sabéis que soy incapaz de permanecer en silencio. A veces, quedarse callado equivale a mentir. Porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia. Quiero hacer algunos comentarios al discurso, por llammarlo de algún modo, del profesor Maldonado. Dejaré de lado la ofensa personal que supone su repentina explosión contra vascos y catalanes. Yo mismo, como sabéis, nací en Bilbao. El obispo, lo quiera o no lo quiera, es catalán nacido en Barcelona.

Pla y Deniel se removió a disgusto por la alusión de Unamuno a su lugar de origen, que era casi en sí mismo una implicación de deslealtad a la cruzada nacional. Entre el silencio general, Unamuno prosiguió:

Pero ahora acabo de oír el necrófilo e insensanto grito: “¡Viva la muerte!”Y yo, que he pasado mi vida componiendo paradojas que excitaban la ira de algunos que no las comprendían, he de deciros, como experto en la materia, que esta ridícula paradoja me parece repelente. El general Millán Astray es un inválido. No es preciso que digamos esto con un tono más bajo. Es un invválido de g uerra. También lo fue Cervantes. Pero, desgraciadamente, en España hay actualmente demasiado mutilados. Y, si Dios no nos ayuda, pronto habrá muncísimos más. Me atormenta pensar que el general Millán Astray pudiera edictar las normas de la psicología de la masa. Un mutilado que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, es de esperar que encuentre un terrible alivio viendo cómo se multiplican los mutilados a su alrededor.

Llegado Unamuno a este punto, Millán Astray ya no pudo contener su ira por más tiepo. “¡Muera la inteligencia!¡Viva la muerte!”, gritó a pleno pulmón. Falangitas y militares echaron manos a sus pistolas y hasta el escolta del general apuntó su subfusil a la cabeza de Unamuno, lo que no impidió que éste terminara su intervención en tono desafiante:

Éste es el templo de la inteligencia. Y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir. Y para persuadir necesitaríais algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España.

Hizo una pausa y dejando caer, sin fuerza, los brazos, concluyó en tono resignado: “He dicho.” Se dice que la presencia de Carmen Polo le libró de ser asesinado allí mismo, y que cuando Franco se enteró de lo que había ocurrido lamentó que no hubierse sido así. Seguramente los nacionales no asesinaron a Unamuno por la fama internacional del filósofo y por la reacción que había causado ya en el exterior el asesinato de García Lorca. Pero Unamunod, destituido como rector y confinado en su domicilio, murió el día de fin de año consternado y tachado de “rojo” y traidor -aunque su funeral fuera manipulado por los falangistas- por aquello a quienes él había creído amigos.

Read Full Post »

Ayer  Yaiza le mandó un correo a Barbi.

Menuda manera de empezar un post.

Bueno, en el correo de Yaiza había un relato que casi me hizo llorar y me inspiró para hablaros de lo de las calabazas del año pasado.

Después de diversas idas, venidas, subidas y bajadas me encontré con que estaba liada con… er… mi mejor amigo. Y así llevábamos varios meses. Y yo intentaba no pensar demasiado, pero estas son de esas cosas que se las cuentas a tus amigas y se ven obligadas a opinar.

Las amigas están sobrevaloradas.

Y tus amigas opinan, te hacen pensar y te llenan la cabeza con sus pensamientos y opiniones que se mezclan con algunos que tú tenías pequeños y callados. Y se lía parda.

Porque si tú le sumas al hecho de pasar hablando con una persona una media de ocho horas al día, dormir con esa persona unas dos veces por semana y que tus amigas te pregunten todo el rato: “¿pero estás enamorada?”, pues claro…

No la misma amiga, amigas distintas cada vez, yo la historia aquella la contaba con la boca pequeña.

Y si a esto le sumas ir de viaje, y que sea todo agradable, porque joder, estás en un viaje con tus amigos, entre los que se encuentra él, y claro es que joder, sois los mejores amigos ever, ¿cómo no va a ser todo agradable? 

Pues te encuentras tú con margaritas en las manos, pensando en moñonadas, en cogerle de la mano para ir por Madrid y cosas de esas. Pero sabes bien dentro de ti que no quieres sacar el tema porque no eres correspondida.

Sigues hablando con la gente, esta vez con varones que te dicen cosas como “cambiar de estrategia”, “pasar de él a ver si espabila” y cosas por el estilo. Con lo mal que se te dan a ti esas cosas, joder. Habrá maestras en esos temas, yo soy más de beber y decir lo que pienso.

Así que sigues sin querer sacar el tema, pero te vas a Bilbao un finde, y vuelves tierna como una magdalena y ahí eres consciente de que no puedes seguir mirando para otro lado eternamente…

Y decides que vas a hablar con esa persona, aunque te vaya a dar kg y medio de calabazas. Y tratas de ignorarle unos días porque skype no es manera de hacer esto, él tiene mucho trabajo y tú quieres hablar en persona del tema.

Y entonces… resulta que te dejas las llaves de casa en la cajonera de la oficina y es lunes, son las nueve de la noche, has salido del gimnasio y estás tranquila. Y no tienes a nadie más que tenga llaves de casa. Ni coche. Así que le pides a esa persona que te haga un favor, y mira que no quieres pedirle un favor a él precisamente, pero te jodes.

– No pasa nada, te acerco a la oficina, pásate por mi casa.

Él debe de estar flipando, porque le has llamado casi llorando y lo único que te había pasado era que se te habían quedado las llaves en la oficina. Normal que le parezcas una reina del drama, joder.

Así que subes al metro y vas llorando y sacas unas pastillas de valeriana que ya te has comprado porque sabes que te van a dar calabazas. Menuda imagen, guapa, ir llorando en el metro y tomando pastillas.

Entre pitos y flautas te lleva a la oficina, la chica de seguridad te pide que esperes para que alguien te escolte hasta tu sitio, son casi las diez, al menos has tenido suerte y no te hacen llamar a tu gerente para que te autorice a subir. ¿Os imagináis la llamada?

– Hola gerente, soy imbécil y me he dejado las llaves en el trabajo. Déjame subir a mi sitio, por favor.

Bueno, que no es tan grave, te ahorras esa llamada y hablas con la chica de seguridad del libro que se está leyendo. Estás drogada, joder, llevas las endorfinas post deporte más la valeriana encima. Traaaaaaanquilísima.

En la que sales del edificio ves una imagen a lo lejos de un par de chavales haciendo el bobo, qué curioso. Al acercarte te das cuenta de que él ha sacado una pelota del maletero y se ha puesto a dar toques con un taxista que está esperando a que salga alguien de tu edificio. Y es primavera, hace una noche preciosa, él te ha hecho un favor y tú te pones tan blandita que te quieres morir.

Le das un beso en la mejilla, la otra opción era pedirle en matrimonio y te parece un poco más cauta esta reacción. Él te lleva a tu casa y te despide con un besito, porque tonto no es y ya ve que tienes un run run interior de la ostia, aunque le hace gracia el pelotazo que llevas encima, porque tienes esa risa que tanto le gusta, risa pizpireta, jiji ji ji jiji.

Un par de días más tarde no puedes más, él está en mitad de un gabinete de crisis, al parecer le quieren fusilar en su trabajo y anda agobiadísimo, pero tú tienes la imperiosa necesidad de declararte en ese mismo momento, ostia puta ya.

Y todo hay que hacerlo con clase. Así que para declararte eliges esta canción.

Y esa noche quedas con él en tu casa, os tumbáis en el sofá, y te da unas calabazas tan bonitas tan bonitas que te matan. No son bonitas en absoluto, porque al final todo se resume en que él no quiere darte la mano por la calle, ni ir a la playa contigo un fin de semana. No te quiere. O te quiere de una manera que no es la misma en la que tú le quieres a él, así que te da igual.

Que después de esa noche hubiera todavía segundas y hasta terceras partes… es algo de lo que no vamos a hablar.  Al menos de momento.

Read Full Post »

Gerente o felación

En la Santa Empresa Que me paga la Nómina estamos una vez más de reestructuración del área en la que trabajo.

Me cambian a mi querido gerente por otro y no me hace mucha gracia, así que estoy empezando a intentar mover mi cv para buscar trabajo en los extranjeros. Pero dentro de la compañía.

Esta mañana ha venido a hablar conmigo el gerente… número 3 (por identificarle de algún modo), que es coleguita, a preguntarme que qué opinaba yo de mi cambio de gerente, etc etc. Y después de cinco minutos de charleta se ha ido y tal.

Y al verle pasar de nuevo he dicho… qué coño. Y me he ido a hablar con él , uno enfrente del otro, los dos de pie.

Heike – Oye pues nada, que yo de aquí a medio plazo quiero moverme, se lo diré a mi gerente saliente, lo que me apetece es irme al extranjero.

Gerente N3- Me parece muy bien, van a salir muchas cosas… muévete

Heike – Ya, si te lo digo para que pienses en mí por si te enteras de algo

Gerente N3 -Hombre mujer, están saliendo muchas plazas en la intranet

Heike – Ya, pero son de gerente

Gerente N3 – ¿Y?

Heike – Joder, pues que yo no soy gerente

Gerente N3 – Bueno, pues arrodíllate, chica

En este momento, yo he pensado muy mal, tengo la maravillosa habilidad de ser transparente, él lo ha notado, le ha dado la risa, cuando se refería a “arrodíllate que yo te nombro caballero”, me dice “no me esperaba esto de ti”, yo roja como un tomate… “vamos a dejarlo, olvídalo”.

Maravilloso. Lo mismo ahora me empiezan a ofrecer puestos y puestos de trabajo…

 

Read Full Post »

Older Posts »