Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘personas’ Category

“Sale, sale”. Eso decías cuando me duchabas los veranos que pasaba en tu casa.

El champú geniol de fresa. Los paseos con Kaiser para que corriera. Tus uñas de color rojo, la vez que te quemaste el dedo asando pimientos en Cuenca.

El pan de Mungia, los besos a la foto de aitxitxe todas las noches antes de dormir. El bizcocho en tu fuente de bizcochos. Los colacaos con azúcar. Los petisuis con azúcar.  Las patatas rellenas. El agua de limón, los pitilingorris para comer. 

Los gritos con tu hermana al entrar al agua todas las tardes. Tu bolsa con la merienda. El cajón del pan. La foto con el pelo a lo pincho, la de la moto. Los caramelos de “La asturiana”. Aquella tarde en la consulta del médico.

Ir contigo a misa, tu bitter kas al salir, el sentido del humor. “Me dicen que te pareces a mí, así que debo de ser muy guapa”. Cuando M te dijo “y tú gilipollas” al llamarle capullo. Capullo de flor querías decir, claro.

La dicotomía “vida/mierda”. Qué mujer, o nos llamabas “vida” o después de 4 nombres decías “mierda”. “Niño, te voy a dar una órdiga”. La obsesión con las esquelas “mira qué foto han puesto, de cuando tenía 40 años menos”. El rotulador de color rojo para marcar las siete diferencias. La pegatina del inspector gadget de la cocina. Cuando mi primo te empezó a llamar amama sin ser nieto tuyo y le dijiste que de eso nada, que para él eras “señora Marta”.

“Nunca lo vi”. Tú me enseñaste lo que eran los signos del zodiaco y que tú eras Aries y yo Libra. Y las primeras telenovelas que llegaron a España las vimos juntas, aunque yo tuviera 6 años. Enseguida te aburriste claro, eso eran sinsorgadas.

Los comentarios políticamente incorrectos, dejar las cosas “curiosas”, el gato que tuviste que era igual que tú. Las peras al vino que eran más bien a la gelatina de vino. Tu tenedor. “Amama, tú no eres vieja, la tercera edad empieza a los 65 años”. Figúrate que yo debía de tener 5 años y me acuerdo de esa conversación. 

También tenías cosas raras como decir que Ibarretxe y Zapatero son guapos. Eso debe de tener tantos años de viudedad, que pierdes perspectiva. 

También influye en que hayas tirado los tejos a diferentes novios míos y que en los últimos tiempos volvieras en ti solo cuando había hombres alrededor. 

Te fuiste hace menos de dos semanas, así que este año es pronto para que nos juntemos los 30 que somos  a celebrar tu cumpleaños. Pero espero que el año que viene retomemos la tradición. 

Por cierto, para que te quedes tranquila, tu esquela quedó bien. Y el cura dio una misa bonita, nada de chorradas de qué suerte que te habías ido con Dios. Habló de tus tres grandes virtudes, “que nunca falte un plato en la mesa para uno más”, tu simpatía y tu bondad.

Genio y figura, Martita.

Read Full Post »

30 para mis treinta.

He hecho una lista de 30 deseos materiales e inmateriales (no está la paz en el mundo, soy así) que me gustaría satisfacer por mi trigésimo aniversario. La verdad es que a pesar del 20 % de cumplimiento sobre la profecía de mi padre estoy muy satisfecha con cumplir 30. La alternativa sería chunga. Aunque para @agurtz40 sigo teniendo 23.

  1. Live at Wembley de Queen.
  2. El viaje de Chihiro.
  3. Un bolso para portátil. Tengo la mochila sarnosa. Me da vergüencita, que yo soy toda una mujer de 29 años y 51 semanas con una mochila sarnosa.
  4. Vaqueros grises. Mejor no los compréis.  Ya si eso voy yo.
  5. Curso para dos de cocinar sushi. Top 5 personas encantadoras del mundo sabe hacer sushi y me da mucha envidia.
  6. Desayuno rico. Este deseo es para @eidaho17. Estírate e invítame a desayunar en el puebluco.
  7. Pendientes azulitos volumen 3. Tengo un problema con los pendientes de color turquesa. Tengo que perder uno la primera vez que me los pongo. Vamos a volver a intentarlo.
  8. Bikini nuevo. En Miami no hay operación bikini. O sí. Es permanente.
  9. Vestido playero. Idem.
  10. Cargador usb portátil. Ahora que la distancia mínima de los viajes es de 6 horas necesito poder jugar al Candy crush sin quedarme sin batería.
  11. Ultimo CD de City and Colour. Esta es para el canadiense.
  12. Una noche en el sofá de Agur.
  13. Albóndigas cumpleañeras. Todo un clásico paterno filial.
  14. Unos vinos por el pueblo. Echo de menos esa rutina. “Quedamos a las diez y media porque hay que ir a comprar el pescado, venir a casa a dejarlo, salir a dar un paseo de una hora y estar a la una tomando vinos”. Suena horroroso pero cuando luego nadie me pone los horarios me falta algo. Organización o control, según lo quieras mirar.
  15. Botella de vino rica. Que tal y como está el patio en el curro me hace falta una copita nocturna.
  16. 1 gintonic cumpleañero. Bien puesto. Sin macedonia. En gran copa. Cáscara de limón. Beefeater. Schweppes. No pido más.
  17. Un lavar peinar en mi peluquería de Madrid. El ambiente de la peluquería, que cuando me veían cara de cabreo porque llevaba allí tres horas me daban un quinto de Mahou.
  18. Camisa nueva para ir a trabajar.
  19. El vaso de urban outfitters para el trabajo. Lo mismo me echan a la puta calle, pero yo me niego a renunciar a mi humor negro, mis juramentos y mis chascarrillos.
  20. Libro Banksy.
  21. Masaje/rascar la espalda.
  22. Tartita de limón. Con un 3 y un 0.
  23. El libro de “Pan Casero” de Ibán Yarza. En 2014 voy a empezar a hacer pan.
  24. Una merienda con mi perrillo. A que me inspire.
  25. Ottolengui, el libro de cocina y eso que el de “Plenty” todavía no lo tengo muy trillado. Cocinar para uno es un poco rollo, pero me encanta ir probando recetas nuevas con mi “guiri pig” como dice él. O para @ochisaurio con más frecuencia.
  26. Questions to a zen master. Recomendación de @blancohumano.
  27. El ultimo de John Le Carré.
  28. Unos auriculares de esos que bloquean el ruido para los viajecitos en avión. ¿Qué son 300 dólares, eh?
  29. Este bolso. Con el dineral que me he dejado en zapatos quiero un buen bolso. Miento, un segundo buen bolso, que tengo uno bueno. “Vintage”. Que significa que tiene 50 años el bolso y debería llevarlo a reparar limpiar, etc pero tengo miedo de que me cobren 200 euros.
  30. Este libro.

Read Full Post »

El comienzo

Canadá me dijo el otro día que tenía que hacerme una camiseta con las fechas de las manifestaciones a las que voy, como si fueran fechas de concierto.

Y es que la verdad es que soy bastante de manifestarme.

La primera a la que recuerdo haber ido debió de ser en el año 87 en Cuenca, que me llevó mi madre.

Desde entonces, que yo recuerde, he estado en manifestaciones por Gaza, por la guerra de Irak, contra el terrorismo en cienes (y luego tengo que discutir sobre  terrorismo con gente que en su puta vida ha salido a la calle por ese tema, tócate el culo pirulo), a favor de Garzón, en la huelga general…

Vamos, temas variaditos.

La semana pasada me sobrepasó la emoción. Hacer una revolución estando premenstrual hace que te den ganas de llorar cada tres minutos aproximadamente.

Comparto muchos de los puntos de Democracia Real, no me parece que como ciudadana mis deberes se limiten a ir cada cuatro años a echar una papel en una urna.

Me parece que si no nos gusta lo que hay no sólo hay que protestar (estoy de un revolucionario acentuando la palabra sólo que no me lo creo) sino ponerse manos a la obra.

Me parece que las elecciones de ayer fueron un recordatorio de los males de nuestro sistema político. Los votos en blanco y los votos nulos no tienen cabida en este sistema. Los partidos que no son PP y PSOE lo tienen bastante jodido para poder cambiar las cosas.

Pero a mí eso me sirve para reafirmarme, tenemos que cambiar esto, tenemos que demostrar que queremos trabajar por cambiar las cosas.

Porque podría poner a pensarme que en la ciudad en la que vivo han ido a votar sin pensar en que el año que viene la ultra derecha estará al frente de la alcaldía. Podría ponerme a pensar en que en la tierra que me vio nacer la gente tiene la boina calada hasta las cejas, que no tienen ni puta idea de lo que es la independencia, etc etc. Pero no.

Prefiero pensar en que lo que ha pasado la última semana es tan grande, que está por encima de todas los partidos políticos. Prefiero ponerme a trabajar para mejorar mi entorno.

Prefiero pasar de quejarme a colaborar en hacer este país un sitio más agradable en el que vivir.

Por eso el artículo de Almudena Grandes de hoy me ha sacado una sonrisa.

Yo el sábado voy a una asamblea. 

¿y vosotros qué vais a hacer?

Read Full Post »

Qué entrañables fechas las prenavideñas.

Como conté el año pasado,

Inciso

Vol 1

Vol 2

Vol 3

Fin del inciso

yo no tengo una, sino tres cenas navideñas de trabajos y ex-trabajos, además de la comida del departamento.

Y mis padres y su manía repetitiva de cumplir años ambos dos la semana antes de Navidad.

Este fin de semana vuelvo a celebrar mi cumpleaños (para mear y no echar gota).

A mi prima (conocida como osillo panda o sitoponds) se le ocurrió que nos fuéramos el puente de Diciembre a Cantabria y seguro seguro seguro que no vamos a comer acelgas hervidas.

Y mis amigas han decidido que el del diez de Diciembre nos vamos a Salamanca. Con ellas el plan no es muy de comer, pero sí de beber al grito de : “Joderrrrr Heike, desde que vives en Madrid estás amariconada”.

Por no contar con que tengo una cena pendiente del grupo “Esto no es una Cita, es una Cena” durante Noviembre.

Mañana tengo “evento” internacional en el curro que dura dos días. Con comidas y cenas de trabajo.

Y las Navidades vuelven a empezar con el clan de los Chonucos en la Sierra de Francia.

Es decir:

– unas cañas cumpleañeras

– una cena de tirar la casa por la ventana

– tres cenas/fiestas prenavideñas

– un fin de semana en Cantabria

– otro en Salamanca

– una comida de empresa

– un evento de trabajo de dos días

Qué bien suena todo, voy a ver si vomito un poco para ir haciendo sitio…

 

Read Full Post »

Este post es sobre algunas de las personas que conocí en el Pueblo Inglés.

El vikingo me regaló un cuaderno hace un tiempo para que escribiera, y los dos primeros días en La Alberca escribí algo, pero después estaba demasiado cansada, ocupada o borracha (o las tres a las vez) como para mantener la disciplina y seguir escribiendo…

Aquí van algunos recuerdos:

Tom y Karen son estadounidenses y  llevan 45 años casados. Él trabajaba en la Air Force y vivieron en España del 79 al 82. Son bastante religiosos y en su tiempo libre hacen teatro musical en su comunidad.

Suzanne es australiana, tiene 30 años y estuvo 8 años en la Armada. Acaba de vender su casa, su coche y ha decidido viajar durante una temporada. Estuvimos hablando sobre HUET y mi mes embarcada.

Rita tiene 56 años, es neozelandesa y lleva varios años recorriendo el mundo en moto. Ama la vida, es aventurera, escucha y no tiene problemas en hablar de manera íntima con la gente.

John y Sigi están casados, ella es alemana, están jubilados y viven en Texas. Se conocieron en París. Ella es absolutamente adorable. Él hizo su doctorado sobre el euskera.

Bob y Jill llevan casados 36 años. Y bailan juntos de vicio. Viven en Nueva York, él era profesor. Tuve un one to one con él hablando de filosofía y de los niveles de consciencia que me impactó. Ella dibuja. Van a un grupo de estudio los viernes por la tarde y hablan sobre literatura, arte, filosofía…  Bob me habló sobre Cervantes, Calderón y Aristóteles.

Y mis hermanas…

Natalie es de Florida pero estudió en Michigan, después en Atlanta y estuvo trabajando en Chicago hasta que decidió irse de viaje sola por Sudamérica 8 meses. Antes de ir al Pueblo Inglés había pasado por un mes emocional, y estaba desesperada por encontrar un trabajo en España. Quiere vivir aquí. Es taaan americana, se pone a bailar, de repente pega un grito, hace el aspersor, te meas con las ocurrencias que tiene. Está llena de vida y tiene una alegría contagiosa…

Jasmine es de Melbourne, tiene 24 años, sus padres son croatas y lleva seis meses viajando sola por Europa. Estudió sociología y quiere encontrar trabajo en Francia. O España. Tiene un acento graciosísimo, y una manera de contar las cosas… Por ejemplo tiene shocks culturales con sus padres, a los que llamó “malditos europeos”, yo me tronchaba. Es dulce y graciosa.

Ellas dos me inspiraron muchas cosas, como admiración por su valentía. Ahora me siento ridícula por mi preocupación sobre cómo llegar de Río a Macaé. ¡Pero si estas muchachas llevan meses viajando solas! Y hacen couchsurfing, y duermen en albergues, y… Tan ricamente. Y no es que sean inconscientes, porque me contaban que lo han pasado bastante mal algún rato, sino que son valientes…

Las acogí un par de días en mi casa, Natalie está ahora de ruta por España, hemos hablado hace un rato que estaban las dos en Sevilla y Jasmine se va mañana a Marruecos. A su vuelta, dentro de tres semanas, la acogeré tres días en casa. A ver si consigo ver a Natalie antes de que se vuelva para Florida el mes que viene.

Evidentemente, me dejo cosas en el tintero, no puedo hablar sobre 40 personas y todo lo que vivimos esa semana. Gran Hermano ya es más comprensible para mí, y la vuelta a la realidad está siendo durilla.

Mañana cerraré saga de Pueblo Inglés a cuenta de Canadá…

Read Full Post »

La aventura del Pueblo Inglés ha terminado hoy para mi. Estos próximos días os iré contando algo más sobre la gente que he conocido.

Hoy estoy triste, pero contenta. La tristeza se me pasará en un par de días, pero hay veces que toca estar triste.

Quería poner una canción que para mi ya está asociada a este par de semanas. Por cierto, tocan en Madrid en Diciembre y salen las entradas mañana a la venta. Me gustaría ir con un par de personas, pero una vive en Londres y la otra en Saskatchewan… ¿se apunta alguien?

P.D: Algún lector interpretó que me había echado novio al ver aquí escrito que he encontrado la estabilidad. Lo más importante que he aprendido el último año es que es algo que únicamente depende de mi y de mis reacciones. Sigo soltera, y de momento encantada de la vida.

Read Full Post »

Hello, hello, hello, hello, hello…

Mi desaparición en combate está justificada. El viernes de la semana pasada me fui al Pueblo Inglés en la Alberca.

Este programa consiste básicamente en inmersión lingüistica total durante una semana.

Seleccionan a 20 “anglos” de diferentes nacionalidades (canadienses, estadounidenses, británicos, australianos, neozelandeses) para que hablen con 20 españolitos durante una semana.

El programa es intenso de narices, la verdad es que no te dejan apenas tiempo libre y en mi opinión es mejor así…

Llegué el viernes por la mañana al punto de partida, habiendo dormido bastante poco. Pensaba (ilusa de mí) que podría dormir durante las cuatro horas de autobús. Al subir nos dice la MC (master of ceremony) que busquemos un anglo cada españolito para hacer el viaje en buena compañía.

Y me senté al lado de la chica con el acento australiano más cerrado que existe… Y además habla a una velocidad…

Al llegar a La Alberca nos dieron de comer y tiempo libre hasta las 5 y media. Nos alojábamos en unos bungalows con dos habitaciones. El españolito dormía en el piso de arriba y el anglo en el de abajo.

Esa tarde nos explicaron en que consistiría nuestra semana allí, y terminó diciéndonos que aparte de trabajar como animales ya nos daríamos cuenta de que aquello es una especie de campamento de verano para adultos. La verdad es que ninguno nos lo creímos.

Después de mi experiencia tengo que decir que además el momento Gran Hermano también lo hemos vivido…

Para mi ha sido algo mucho más allá del inglés. Yo ya tenía soltura hablando (qué raro) y lo veía más como algo para refrescar, y salir de la oficina una semana sin gastar vacaciones.

Ha sido tan intenso, agotador y abrumador muchísimas veces que he decidido hacer una saga sobre esta semana. He conocido a una gente de la leche.

Os diré que volví a casa el viernes pero no quería darlo por finiquitado así que me traje a una australiana y una americana a pasar el fin de semana. Y ayer por la noche tuvimos cena de despedida.

Habíamos llorado todos (cuando digo todos incluyo a padres de familia en sus cuarenta) como criaturitas el viernes así que ayer estábamos más relajados…

Y cuando me despedí de mi nueva hermana mayor a las tres de la mañana en la puerta de un bar de Huertas no quería decirle adiós así que me despedí con un “hasta mañana”.

Read Full Post »

Older Posts »