Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘patas’ Category

27 años y no aprendo…

Lo digo porque la semana pasada me despisté y cuando me quise dar cuenta era viernes y llevaba sin tomar la pastilla toda la semana.

Mi pastilla no es la píldora, es otra clase de hormona. Tiroidea, para ser más exactos. Tengo que tomar una pastillita diaria hasta el día que me muera. Es curioso saber que todos los días de mi vida tendría que cumplir con ese pequeño ritual. El día que di mi primer beso, el día que perdí mi virginidad, el día que firmé mi primer contrato de trabajo, el día que por fin terminé la carrera… más los días futuros. Curioso.

Total, que ya sabía yo que muy mal, pero bueno, me tomé un par de ellas para compensar y… ¡ja!

Creo que fue el domingo cuando empezó a picarme… el sitio donde siempre me sale la urticaria.

Porque después de años de observación, y cachondeo familiar (hija, deberías donar tu cuerpo a la ciencia, dice mi madre) resulta que llega la alergólogo y me dice que no, que no tengo alergias, que los hipotiroideos tenemos urticaria crónica y latente, y por eso a veces cuando estoy enferma o de bajona, pues sale a la luz.

Qué maravilla de efecto secundario. Además de las manos frías, tendencia al sobrepeso, reglas cada 25 días… tengo urticaria crónica.

Y claro, un maravilloso brote me empezó a salir el lunes. Acompañado de la regla.

Suelo tener puntualidad británica, quiero darme un premio a la constancia, pero esta vez el tema se retrasaba…

Claro, no había relacionado que no estaba tomando unas hormonas que lo controlan todo, incluso a las otras hormonas.

Así que he pasado cuatro días con urticaria y dolorida, muy dolorida. No pudiendo tomar analgésicos, porque me potencian la urticaria. He pasado los dolores menstruales a base de chupitos de ginebra por la noche en casa. Y la urticaria esta mañana ha empeorado al ponerme pantalones recién lavados, que al parecer el suavizante de la ropa no es lo mejor.

Y eso físicamente, porque anímicamente tengo también la fiesta hormonal montada. Estoy trisssssste y llorona. Y quejica.  Sabiendo que es sólo por unas pastillas. Me siento yonki.

Llega a tal punto que me han reconocido mi maldita categoría el martes y estoy apática total. Lloriqueando porque estoy pochita y no me cuida nadie. Y sabiendo que lloriqueo por las hormonas.

Creo que me he echado a llorar en plan niña pequeña unas 6 ó 7 veces desde el lunes.

Os dejo ahora, que me he venido para casa, no podía soportarlo más, mi jefe que ya me conoce me ha invitado a irme a descansar. Y voy a disfrutar de esta tristeza leyendo el pedazo de libro que me regalaron por mi cumple, el de Almudena.

Read Full Post »

Despedidas (i)

Además de ser una película preciosa, de eso ha ido el fin de semana pasado.

Aprovechando que tenía despedida de soltera en Barcelona, decidí ir un día antes para ver a mis chicas .

A través de “mi ídola”, Amanda, a la que llevo leyendo muuuchos años, el año pasado conocí a mi prima.

Y mi prima se marcha a Londres a vivir.

Sus amigos, que son encantadores, decidieron aprovechar que yo iba para darle una fiesta sorpresa.

Aquí comienzan las complicaciones porque mi prima ya sabía que yo iba el viernes, y además…¡ me quedaba en su casa!

Pero le tuve que soltar unas trolas infernales para que pensara que al final la veía el sábado.

Por otra parte, mis amigas bilbainas de toda la vida de Dior decidieron que también había que darle una sorpresa a la futura casadera, y le iban a decir que yo no podía ir. A todo esto ella no sabía nada de nada

Comenzamos la historia en orden cronológico y varios capítulos.

Jueves estoy de curso de presentaciones de alto impacto. En el que me graban en vídeo y luego me hacen verme. Al salir tengo que hacer miles de recados, como organizar un juego para despedida de soltera y comprarme peluca para fiesta de disfraces del viernes ambientada en Londres…

Así que a las siete cojo metro, me voy a la otra punta de Madrid, compro peluca, señora que atiende la tienda me empieza a contar sus problemas con su reciente operación de hernia umbilical… ¿?

Y salgo pitando a la otra punta de Madrid a organizar impresiones varias a color, diferentes papeles. Parece que me va a quedar soso, así que decido comprar pegatinas de diferentes colores, cartulina rosa…

Hago la compra, al día siguiente llegan mis padres, la casa está sin recoger, la nevera vacía, la ropa sucia y la maleta sin hacer…

Llego a las 9 a casa, llega Agur, me ayuda con el follón que tengo montado (graaaaciaaaas), limpiamos, cenamos  unas croquetas de bacalao elaboradas en Bilbao (jiji) y unos flamenquines traídos de Córdoba (graaaacias) y que han pernoctado en un cuartelillo de la Guardia Civil (me encanta la globalización…).

Y a las once cuando Agur se va toca poner Boston Legal y empezar a recortar, pegar, pintar, colorear…

Y termino a las dos y cuarto. La maleta sigue sin hacerse…

Me levanto a las seis treinta, termino de recoger, hago maleta… y cojo taxi  para ir al curso.

El curso me alucina, otro día tendré que dedicarle post especial.

Hablo con Amanda:

– guapa, ven lista ya que la fiesta sorpresa es a las diez y tenemos que ir del aeropuerto directas al bar

– Pero no puedo, engo que disfrazarme!

– Pero… ¿qué disfraz? Nadie va a ir disfrazado!

– ¿Cómo que no? ¡Pero si  R me dijo que ella se iba a disfrazar de lo mismo!

– Te estaba vacilando… jajajajajajaja

En serio… ¿tengo Asperger?

Mañana sigo con el volumen ii

Read Full Post »

Interneeeet (vol II)

Diversos momentos de los últimos días.

Riiiiing

– Señora Nelken, hemos visto que tiene usted una incidencia en el cableado de la central a su PTR. En breve se pondrá en contacto el técnico con usted para ir a su casa…

Riiiiing

– ¿Cuándo le viene bien que vaya el técnico a su casa?

El jueves a primerísima hora.

Miércoles tarde:

Heike – Jefe, mañana mi vuelo a Bilbao sale prontísimo, me iré temprano. Y vendré tarde, porque me instalan Internet y…

Jefe – No seas tonta, quédate en casa trabajando y así te cunde más, que te tiras todo el día tomando cafés.

Esto último no lo dice, sólo lo piensa.

Un par de horas más tarde…

Uffff qué dolor de cabeza tengo, bah, hago la maleta mañana, que tengo tiempo.

Hace una hora llega el técnico, me deja todo bien instalado, le doy las gracias, saco mi portátil del curro…

– Mierda, me he dejado el cargador en el curro. Bueno, trabajo con webmail desde mi portátil y… como tengo tres horas de batería en el portátil del curro si necesito algo no pasa nada…

Hace diez minutos:

– ¿Cómo que no tienes batería? Mierda, mierda, mierda, mierda, ahora tengo que hacer la maleta, fregar la cocina y coger un taxi que me lleve volando al curro.

La versión del siglo XXI del dicho de mi bisabuela “el que no tiene cabeza tiene que tener pies” se convierte en… “tiene que tener treinta euros para un taxi”.

De verdad, tengo que tener una paciencia conmigo misma

Read Full Post »

Interneeeet

Trabajo en una santa compañía que lleva muuuuuuuuucho  tráfico de internet  por un cable submarino.

Es curioso, tengo un cariño al maldito cable del copón. Es como si fuera mío. Cuido de que no le falte de nada. Me enfado cuando los pesqueros lo rompen.

En la santa compañía me quieren dar más “visibilidad” y me llaman “encargada del cable”. Encargada que no responsable. Si me llaman responsable igual parece que es que soy responsable y entonces igual tendrían que pagarme por ser responsable. Que es lo que ocurre, pero para qué darle publicidad…

Así que soy encargada. No sé por qué cada vez que pienso en la palabra encargado pienso en una ferretería y un mono azul.

Es como las sillas plegables, que cuando veo una de madera pienso en amama.

Jefe – Nada, si quieres llévate el ordenador a casa y teletrabajas

Heike – No tengo Internet todavía

Jefe – ¿Y eso?

Heike – Es que el otro día me mandaron el router y cuando me puse a hacer la instalación con los microfiltros y tal, no sé qué pasó que me quedé sin línea y… nada, que ya no tengo señal ni en el PTR

Todo esto orgullosa y ufana, porque como buena teleco sé lo que es un PTR.

Jefe – ¿Y lo de abrir incidencia?

Heike – Ya, pero es que… lo intenté ayer desde el móvil y… como no tienen el 1002 dentro de la VPN (orgullosa y ufana porque sé lo que es una VPN) me salta la señora diciendome que ese número no existe

Jefe – Y lo de marcar el 0 antes… ¿qué tal lo ves?

Read Full Post »

Perurena

Como soy una vaga de la ostia, y no iba al gimnasio, mi tabla caducaba y llevaba como dos años con la misma. Porque el gimnasio al que voy es la leche. Hay una llavecita que se mete en las máquinas y que tiene la tabla guardada.

Mi anterior tabla era casi todo con máquinas y yo miraba flipada a las chicas que pasaban de las máquinas y tenían sus mancuernas y sus rollos alternativos, porque me parecía muy advanced. Suelen tener unos cuerpazos.

Ayer la entrenadora me puso un plan de entrenamiento ya super advanced pasando ya casi de máquinas.

La cuestión es que tengo que usar el banco de pesas con 15 kgs…

Y allá que me voy, toda rodeada de hombres sudorosos y empiezo a elegir los pesos para preparar la barra…

Y me doy cuenta de que todos los hombres me miran fijamente e incluso uno de ellos se me acerca y me dice: perdona,¿ estás tú usando esta barra?

En ese momento pasa la entrenadora:

– ¿Pero qué haces, loca? ¡La barra sola ya pesa 12 kgs! ¿Quieres empezar con 42 kgs?

– Jajajajajajajaja

– Joder con la vasca… qué te crees, ¿Perurena?

Read Full Post »

Qué mal me salen las cosas cuando me lo propongo. Tengo un arte…

Pero al menos recuerdo cosas aprendidas por el camino.

Por ejemplo, no debo dejarme influir por la opinión ajena tanto. Porque después de la exageración, el otro día metí la gamba. Me confié pensando que una fiesta para 25 era mucho más fácil de organizar que la de 70 y nos pilló el toro.

Y dejé a la gente con hambre.

Además decidí volver al ron con limón ya que me iba a tomar unos chupitos de Legendario con Agur. Y mi cuerpo, ya acostumbrado al gintonic corto de ginebra, lo rechazó.

Así que… fue algo así como It’s my party and I puke if I want to.Para los no iniciados: puke.

Y yo vestida de bola de discoteca tuve que renunciar a echar unos bailes y me acosté. A las 2. Con 25 invitados en casa. Celebrando mi cumpleaños.

Al menos al despertar a las 6 estaba fresca como una rosa.

Ayer era el “Primer Concurso de Pintxos y Tapas” organizado por Agur y su compañera de piso (la encantadora). Son tan majas que me dejaron participar de jurado. Y menos mal, porque con semejante despliegue de medios habría quedado fatal.

Para seguir con mi fin de semana de despropósitos me tomé dos cafes con leche a las siete de la tarde.

Después me atacó una pochez descomunal mientras fregaba y escuchaba Joaquín Sabina. Así que yo no lloro en la ducha, sino en el fregadero.

Las series habituales me calmaron un poco pero tras dar muchas vueltas, reiki y relajación (vales mi peso en diamantes, niña) conseguí quedarme dormida (a trompicones) a las 5 de la mañana.

Cosas que sabía y he recordado:

– Hay que cenar bien si vas a beber.

– Mi cuerpo ama el gintonic.

– No debo tomar café después de las cinco.

– Mi compi de piso es mi “compañera de piso más encantadora del mundo” (categoría creada para esta muchacha hace un par de años)  particular. Por motivos distintos a la creadora de la categoría, pero igualmente válidos.

Como sois tan encantadoras seguro que no os importa compartir el galardón.

P.D: Somo, no potes.

Read Full Post »

Esagerá

Pues resulta que a veces soy un poco ingenua.

Suelo ser rápida mentalmente y las capto al vuelo, pero tengo algún bug por ahí.

Y más si el tema es “sensible”.

Llegaba yo el miércoleses acelerada a mi casa después de hacer cienes de recados cuando me encuentro con El Hombre Malo y Somófrates en el portal.

– Hola! Aquí traigo la tarta para mañana, nada, de ricotta y fresas y ya tengo pensado lo que vamos a cenar: unos espárragos, foie, una ensalada de tomate, bonito y cebolleta, he encargado un par de tortillas de patata y cogeré unas croquetas debajo de casa…

HM – ¿No nos quedaremos con hambre?

Heike – ¿Tú crees? Si tenemos tarta…

Pero fue oir la palabra hambre siendo yo la anfitriona y entré en bucle.

Hablé con Be, hablé con Agur, hablé con Somo… y todos me decían que cómo nos íbamos a quedar con hambre. Pero yo tenía miedo.

Así que como se han retrasado mis cañas cumpleañeras tenía la tarde para ir al super a hacer las últimas compras.

Y entre unas cosas y otras quedé con Somo para que me acompañara.

– Somo, tú vas de controlador ¡eh! No me dejes comprarme muchos caprichos y manténme a raya.

Las narices, el tío me decía: ¡coge otra barra de pan! ¡coge más espetec! ¡cómprate ese reblochon, que es tu cumpleaños!

Después nos tomamos unas cañas mientras abríamos nuestros corazones hablando de gatos. Y de choripolleces (gran término).

Y después llegó la hora de preparar la cena.

Mientras la preparaba yo seguía pensando que no era tanto.

Paso a relatar…

Queso idiazábal, foie (bastante), pan con tomate rallado, espetec, espárragos, ensalada (como para una boda), dos tortillas de patatas y 24 croquetas.

Éramos seis a cenar.

Fue al sentarme cuando me di cuenta de que me había pasado “un poquito”.

Y entonces vino “cuando la matan”.

Me dijo el Hombre Malo que el día anterior su comentario era… irónico.

Agur les riñó por conjurar a mi vena bilbaína con mi ingenuidad en mi  contra. Él no sabía lo que hacía.

Ha sobrado tanta comida…

Y además me voy de puente y no me he podido comer (como es evidente) el mango que me compré de postre (para después de la tarta, soy una animala) ni saqué el reblochon.

Read Full Post »

Older Posts »