Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘gentuza’ Category

Los Erasmus.

Así, con nocturnidad y alevosía deciden que los únicos que van a cobrar la beca Erasmus son los perceptores de alguna otra beca del MEC. Y lo publican en el BOE, con efecto retroactivo para los que ya llevan dos meses de Erasmus, con dos cojones y un palito.

El esfuerzo que hacen las familias y los estudiantes de clase media que no reciben becas para que sus hijos estudien en el extranjero solo lo conocen los que lo han pasado.

Cuando yo estuve de Erasmus en 2005 me daban una becaza de 72 Euros al mes (no te los gastes todos de golpe, chata) ya que se concedía la beca en relación con la diferencia del nivel de vida entre tu destino y tu origen. Y como yo era una millonaria vasca, pues me dieron esa fortuna. Pagamos la estancia de 5 meses en Alemania con ese dinero, otra beca que yo tenía por buena estudiante en la escuela pública que concede al Ayuntamiento de Bilbao, (gracias señora Viuda de Epalza), mis trabajillos veraniegos y un esfuerzo familiar.

Sin esa estancia de 5 meses en Alemania yo no tendría el trabajo que tengo.

En casi todos los primeros trabajos de mi sector puntúa triple que hayas tenido una beca Erasmus, y los que no han estado se quejan amargamente.  Había quien no se iba porque no le interesaba y muchos otros porque no se lo podían permitir.

Me cuesta mucho creer que estudiantes becados por el MEC se vayan de Erasmus, y más con la que está cayendo en España. ¿Tienes una beca porque tus padres no tienen mucha solvencia económica pero no tienen problema en gastarse el dinero en que te vayas fuera? No me cuadra.

Esto es otro mazazo al estado de bienestar. Quizá yo no merecería tener mi trabajo.  Ya alucinaban bastante en Madrid cuando les decía que yo había ido a colegio, instituto y universidad públicos. Si sabe hasta leer, pensaban.

Quizá mi trabajo, que conseguí porque tuve oportunidades que aproveché y curré mucho, debería haber sido para algún niñato de universidad privada que haya ido al extranjero porque su padre se lo podía permitir.

Como no voy a defender la educación pública si es la que me ha dado mi nivel socioeconómico.  También junto con la educación que me dieron en casa, claro. Con el dinero que se ahorraban en mi colegio podíamos ir de viaje, podían llevarme a museos, podían pagarme clases de inglés hasta que pude ir a la Escuela Oficial de Idiomas.  Sin el convencimiento de mi padre, que nos repite siempre que “la educación es la mejor inversión que puedes hacer en ti mismo”, quizá habría tenido zapatillas de marca y diría “pienso de que”, como algún jefe mío de Madrid y colegio bien.

Pero lo que más me ofende es que mis amigas, que estudiaron conmigo en colegios e institutos públicos manden a sus hijos a colegio privado “por el nivel”. A la mierda, mandad a vuestros hijos a guetos donde solo se relacionen con una parte de la sociedad y aprendan  valores primordiales como “los inmigrantes vienen a quitarnos el trabajo”, “veranear en Puerto Banús mola más” y “esa marca de zapatillas no mola”.

Hombre ya.

 

Edición dos días más tarde:

– No recordaba que la beca del Ministerio era complementaria a la beca de la UE. La beca del ministerio que yo recibí creo que fueron unos 400 euros en total que cobré  cuando ya había vuelto.

El tontolhaba del ministro ha tenido que rectificar, aunque como leí en twitter al final parece que está regalando algo. Es decir, la medida aplicará el curso que viene, no este pero a mí me suena a estrategia para despistar. Hijosdeputatodos.

Read Full Post »

Tenía yo un novio que decía que a las mujeres no nos hacen jefas no porque no valgamos sino…

– A ver si pensaran que no valéis no os contratarían y fuera. Si no os hacen jefas es porque entonces iríais a los viajes de trabajo. Y si vais a los viajes de trabajo seguro que querríais hacer “mierdas” como ir a museos, a cenar, al teatro, etc. Y en qué momento de la cena saltaría algún hombre la famosa frase de “la última nos la tomamos en el puticlub”.

Cada vez estoy más de acuerdo con sus palabras. No está tan extendido el tema de ir a los clubs de striptease o a puticlubs entre los hombres más jóvenes  pero siguen trabajando algunos para los cuales es el pan de cada día.

¿No os acordáis de este caso? ¿ O este? Y si es así con el dinero de todos (qué poca vergüenza), en las empresas privadas más de lo mismo. Hay determinados sectores muy machistas, en los cuales la mayor parte de los contratos se firman y/o acuerdan en puticlubs. Y claro, ahí no va a entrar una mujer a participar del regocijo general.

Yo aluciné al ver en unas fotos de una fiesta de mi empresa (a la que no se me invitó, claro), había chicas participando en un espectáculo de algo en tanga. En una fiesta de la empresa. Ajá.

A ese tipo de hombres les molesta que las mujeres participen en las reuniones, no saben tratarlas de igual a igual. Insisto, a determinadas edades, en determinados sectores y en unas zonas ocurre mucho más que en otras.

Yo trabajo básicamente con Latinoamérica, y os aseguro que llevan un retraso en este tema de unos 40 o 50 años con respecto a España. No saben tratar con mujeres que no sean sus esposas, madres, hijas o hermanas. No saben tratar con compañeras de trabajo. He estado en unas comidas de trabajo con unos temas de conversación de un machismo que alucinaríais.Y ahí te agarras los machos, te muerdes la lengua y te callas. Tratas de cambiar de tema, pones caras largas para que vean tu incomodidad, pero poco más puedes hacer. Bastante seca les pareces ya como española, y si además eres del tercio norte de la Península no te quiero yo contar.

A mí mi jefe me dijo una vez que “las mujeres vascas sois bravas porque no habéis encontrado un hombre que os domine”.

Me callé, y un par de semanas más tarde le dije que mi abuela se quedó viuda con seis hijos a su cargo y la pequeña tenía 6 años. Y que las mujeres vascas somos bravas porque eran las cabezas de familia. Y me da igual vasca que cántabra, gallega o asturiana.

Mucho menos saben tratar con mujeres más jóvenes que les digan lo que tienen que hacer. Pero si eres una niña y no tienes ni puta idea… Yo he tenido que aguantar que un abogado me dijera que en calidad de qué hablaba yo sobre cables submarinos. Pues para empezar en calidad de Ingeniero de Telecomunicación, pedazo de impresentable.

Y esto ya por no comentar otros temas que rayan en el acoso sexual. Hay un personaje famoso en mi empresa, odiado por todas las mujeres y que tenía bastante costumbre por venir y tocarme la espalda. Después de decirle varias veces “que no me toques” avisé a mis jefes que la siguiente vez me iba a hablar con recursos humanos y le plantaba una demanda por acoso. A ese le quería ver yo aquí en Estados Unidos que iba a durar unos 3 minutos y medio. Yo no soy dada a ver machismo en todas partes, pero es que de verdad, que tenemos que aguantar las mismas gilipolleces de nuestros jefes que los hombres más un amplio abanico de putadas más.

Os agradecería que comentaráis aquí vuestras impresiones sobre este tema y experiencias al respecto…

 

Read Full Post »

Para @rojovegas, por prestarme un salmantino admirable

 

Antony Beevor. La guerra civil española.

 

De los altavoces en las calles surgían las notas del himno de la Legión “El novio de la muerte” y en las emisoras de radio cada tarde sonaba un cornetín para anunciar el “parte” desde el cuartel del Generalísimo. En este ambiente cuartelero iba a tener lugar un notable acto de coraje moral, un incidente jaleado por el énfasis que se dio en él al valor puramente físico de la guerra. El 12 de octubre, aniversario del descubrimiento de América, “Día de la Raza”, tuvo lugar un acto ceremonial en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca. La audiencia estaba integrada por notables del Movimiento, incluido un fuerte contingente de la Falange local. En el estrado tomaron asiento Carmen Polo, esposa de Franco, Pla y Deniel, obispo de Salamanca, el general Millán Astray, fundador del Tercio de Extranjeros (que llegó acompañado de sus legionarios) y Miguel de Unamuno, rector de la Universidad. Unamuno, irritado contra los gobernantes de la República, había apoyado al principio el “alzamiento ” que debía “salvar la civilización occidental, la civilización cristiana que se ve amenazada”, pero no podía pasar por alto la matanza que se había llevado a cabo en la cudad bajo las órdenes del comandante Doval, aquel que se había hecho famoso como represor en Asturias, ni los asesinatos de sus amigos Casto Prieto, alcalde de Salamanca, Salvador Vila, catedrático de árabe y hebreo de la Universidad de Granada, o García Lorca.

Los discursos iniciales corrieron a cargo de Vicente Beltrán de Heredia y de Jose María Pemán. Acto seguido el profesor Franciso Maldonado lanzó una tremenda diatriba contra los nacionalismos catalán y vasco, “cánceres de la nación” que había de curar el implecable bisturí del fascismo. Al fondo de la sala alguien lanzó el grito legionario “¡Viva la muerte!” y el general Millán Astray, que parecía el auténtico espectro de la guerra, manco, tuerto y cubierto de cicatrices, dio los “¡vivas!” de rigor, mientras los falangistas saludaban a la romana hacia el retrato de Franco, que colgaba sobre el sitial de su esposa. El alboroto se desvaneció cuando Unamuno tomó la palabra:

Estáis esperando mis palabras. Me conocéis bien y sabéis que soy incapaz de permanecer en silencio. A veces, quedarse callado equivale a mentir. Porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia. Quiero hacer algunos comentarios al discurso, por llammarlo de algún modo, del profesor Maldonado. Dejaré de lado la ofensa personal que supone su repentina explosión contra vascos y catalanes. Yo mismo, como sabéis, nací en Bilbao. El obispo, lo quiera o no lo quiera, es catalán nacido en Barcelona.

Pla y Deniel se removió a disgusto por la alusión de Unamuno a su lugar de origen, que era casi en sí mismo una implicación de deslealtad a la cruzada nacional. Entre el silencio general, Unamuno prosiguió:

Pero ahora acabo de oír el necrófilo e insensanto grito: “¡Viva la muerte!”Y yo, que he pasado mi vida componiendo paradojas que excitaban la ira de algunos que no las comprendían, he de deciros, como experto en la materia, que esta ridícula paradoja me parece repelente. El general Millán Astray es un inválido. No es preciso que digamos esto con un tono más bajo. Es un invválido de g uerra. También lo fue Cervantes. Pero, desgraciadamente, en España hay actualmente demasiado mutilados. Y, si Dios no nos ayuda, pronto habrá muncísimos más. Me atormenta pensar que el general Millán Astray pudiera edictar las normas de la psicología de la masa. Un mutilado que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, es de esperar que encuentre un terrible alivio viendo cómo se multiplican los mutilados a su alrededor.

Llegado Unamuno a este punto, Millán Astray ya no pudo contener su ira por más tiepo. “¡Muera la inteligencia!¡Viva la muerte!”, gritó a pleno pulmón. Falangitas y militares echaron manos a sus pistolas y hasta el escolta del general apuntó su subfusil a la cabeza de Unamuno, lo que no impidió que éste terminara su intervención en tono desafiante:

Éste es el templo de la inteligencia. Y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir. Y para persuadir necesitaríais algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España.

Hizo una pausa y dejando caer, sin fuerza, los brazos, concluyó en tono resignado: “He dicho.” Se dice que la presencia de Carmen Polo le libró de ser asesinado allí mismo, y que cuando Franco se enteró de lo que había ocurrido lamentó que no hubierse sido así. Seguramente los nacionales no asesinaron a Unamuno por la fama internacional del filósofo y por la reacción que había causado ya en el exterior el asesinato de García Lorca. Pero Unamunod, destituido como rector y confinado en su domicilio, murió el día de fin de año consternado y tachado de “rojo” y traidor -aunque su funeral fuera manipulado por los falangistas- por aquello a quienes él había creído amigos.

Read Full Post »

Me lo estoy pasando trepidante (por detrás y por delante) estas últimas semanas.

Esperad, que luego dicen que no me explico bien.

La primera frase era sarcástica.

La gente que desgestiona (o congestiona) mi santa empresa no tiene muy claro si van o vienen, suben o bajan, salen o entran. Así que casi cada día se producían estas conversaciones:

Jefe- Heike, te vas a Singapur y a Baltimore

Jefe- Heike, te vas a Baltimore, a Singapur no.

En este momento yo decido ya reservar mi vuelo a Chicago para quedar con Canadá, cansada como estaba ya de que no me mandaran su última confirmación

Y llega la semana pasada y de repente:

Jefe – Heike te vas a Singapur, a Baltimore no.

Ahí entré en cólera, si oísteis a perros gemir el día 16 sobre las diez de la mañana es porque entré en modo ira tremebunda y emitía ultrasonidos.

Yo ya había comprado mi vuelo a Chicago, me había coordinado con Canadá, pero es que ni quería pensar en eso. Estaba sólo pensando en la parte profesional de no ir al curso de formación de Baltimore y me hervía la sangre.

Monté el pedazo de pollo y dos horas más tarde…

Jefe – Que te vas a Baltimore, todo como estaba planeado.

Este lunes:

Jefe – Que te vas a Baltimore  pero a Singapur no

No me quedó más remedio que hablar un poco en arameo, decidles que a ver si me estaban vacilando, etc etc.

Conclusión:

Mañana me voy a Baltimore. Me quedo en  un barco en el puerto. Voy a un curso de reparaciones marinas avanzadas.

El viernes me voy a Chicago. He quedado con Canadá.

El miércoles 6 vuelvo a Madrid.

“De momento” no voy a Singapur, va mi jefe. Pero ya nos conocemos todos, y pueden cambiar muchas veces de opinión…

Y sí, me gustaría saber ya lo de Singapur porque tendría que ir el día 9. Soy así de exigente. Qué le vamos a hacer.

Read Full Post »

Fucking cable pocho

Llevo sin actualizar el blog muchos días porque no tengo nada que contar.

El cable pocho me ha dejado sin vida fuera del trabajo. No voy al gimnasio, no veo amigos, no tengo temas de conversación que no sean “cable pescado, o no cable pescado”.

Podría extenderme horas explicando de qué va mi trabajo. A ver si lo resumo en un post.

La santa empresa para la que trabajo tiene un cable submarino, por donde va todo el internete. Básicamente porno, para qué nos vamos a engañar. El internete y las llamadas de voz no van por satélites, menos del 5 % del tráfico internacional va por satélites. El internete y las llamadas de voz van por cables submarinos de fibra óptica.

Cuando estos cables submarinos se averían hay que mandar unos barcos cableros a repararlos. Los cables submarinos van tendidos por el fondo del mar, en zonas con actividad pesquera o de poca profundidad se entierran, pero a mucha profundidad son tendidos sobre el fondo sin más. Los cables submarinos son bastante finos en realidad, no creáis que son tuberías de 2 m, más bien tienen unos 2 cm de diámetro (hablo de los que van a grandes profundidades, en realidad hay bastantes tipos de cable, pero como mucho llegan a los 10 cm de diámetro).

La reparación de un cable submarino es algo muy delicado que se hace en ambiente controlado, no bajo el mar. Y a mucha profundidad no hay robots que bajen para cogerlos y subirlos a bordo del barco que es donde se reparan. Básicamente consiste en coger el cable con un gancho. Algo la ostia de preciso y sencillo a 6000 m de profundidad como os podréis imaginar.

En resumidas cuentas, llevo muchos días (¿25?) seguidos trabajando. Esta vez no he embarcado porque el tema era muy urgente y con la huelga de los controladores no me dio tiempo a llegar antes de que zarpara el barco.

Con la de crisis, momentos desagradables, horas extra (72), reuniones, audios que ha habido todavía no tengo muy claro si preferiría haber estado allí o no. Si me pongo sentimental pues claro que es mejor estar aqui, al menos algún rato podía hablar con Barbi, irme a tomar un café y voy a poder pasar la Navidad en familia.

Por otra parte, la diferencia económica entre embarcar y no embarcar suponen 2800 euros. He trabajado como un animal de bellota, pero al no embarcar he dejado de ingresar 2800 euros.

De las cosas más geniales que me han pasado estas semanas: ayer recibí las entradas para ir a ver a los knicks el 17 de Enero.

Read Full Post »

Hola corazones.

Quizá pensábais que estoy desaparecida en combate porque me han tocado los euromillones.

No, que va, sigo viviendo en el mismo barrio lujoso residencial con seguridad privada en el que resido con Barbijaputa.

Esta semana ha sido entretenida pero para mal. No han ocurrido desgracias, no hay nadie enfermo (bueno, mi mujer tiene anginas y yo desconfor), peeeeroooo ha habido algo así como unas interacciones entre el mundo y yo que podríamos calificar como “dejaddebuscadmelascosquillasdeunavezcoñoya”.

Lunes:

El lunes tengo desconfor vital arrastrado desde hace dos semanas (y las muelas del juicio que me quitaron) así que me voy a urgencias por la tarde. Me dan un tercer tratamiento. Que esperemos que funcione.

Pero esto fue al salir de trabajar, y yo había tenido un día en el trabajo que me reafirma en mis intenciones de aparecer algún día en alguna oficina sudamericana y poner una bomba lapa debajo de la silla de alguno.

Además nevaba. Qué entrañable. Y qué frío. Y qué buena idea lo de ponerme tacones esa mañana.

Cuando volví a casa después de pasear bajo el aguanieve buscando farmacias que tuvieran colmillos de ornitorrinco azul llamé a mi madre. Y tuve una bronca antológica.

Martes:

La culpa me despierta a las 5 30. Me voy al trabajo,día de la marmota, más porquería y no puedo con mi alma.

Miércoles:

Tras un día en el trabajo glorioso, con gente poniéndose medallas que no le corresponden… etc etc llego a casa y hay problemas con la luz, la comunidad y la madre del cordero. Que nos quedamos sin luz durante x. Pero como soy lista siempre le toca a Barbi en casa este temita. Huyo a cenar con Agur. Al volver Barbi había estado dos horas sin luz, agua caliente o calefacción. En nuestro lujoso inmueble los vecinos deciden que “algo tienen las chicas en casa”. El vibrador encendido toda la noche, no te jode. La luz vuelve, pero nos deja a las doce. Mujer cruel.

Jueves:

Mi cabreo llega por la mañana, soy de combustiones no espontáneas y empiezo a agobiarme pensando en que o nos lo arreglan o nos mudamos a una casa más acorde con nuestro nivel socio-económico (una en la que el jardinero se depile el torso, por ejemplo). Pasa el día mejor que el anterior y recuerdo que tengo la primera cena de navidad. Estoy tranquilamente en casa por la tarde y me llama el señor gerente desde Sudamérica. Jarl.

“Oye Heike, vete preparando el correo para llamar al barco, que la avería esa está empezando a romperse del todo”.

Madremíadelamorhermoso.

Decido irme de cena y beber como si no hubiera mañana.

Y vaya si lo hubo, pero eso mejor os lo cuento mañana…

Read Full Post »

Las consecuencias que esa semana de Gran Hermano ha dejado en mi son… palpables.

Para empezar, después de tontear con varios idiomas por el camino, volví al inglés, primer idioma que aprendí y que hace años que no estudio. Quiero empezar a estudiar para sacarme Proficiency. Quiero aprovechar los cambios en mi empresa para empezar a practicarlo a diario, y nada me gustaría más que empezar a ser bilingüe de verdad.

Para seguir, conocer a tanta gente diferente, con vidas tan distintas a la mía, ensanchó mis miras y ahora ya me cuesta mucho más verme en este país para siempre.

Y para terminar, tuve unas conversaciones de lo más interesantes con alguien que me recordó muchas cosas que ya sabía. Conversaciones sobre relaciones, pareja, respetarse a uno mismo, y ser consecuente con lo que se quiere.

Hace un año Agur me escribió un sms por mi cumpleaños (que es dentro de tres días) diciendo que este año iba a ser uno de los años más emocionantes y divertidos que hubiera vivido. Cuánta razón tenía.

Ha sido un año muy emocionante y bastante agrio en cuanto a relaciones sentimentales se refiere. Como dice Miss Energy, es prácticamente imposible conocer a alguien que te cuadre, que tú le cuadres y que estéis en el mismo momento. Así que hay roces, choques, discusiones, cuelgues no correspondidos, melodramas…

Y de repente, en mitad de Gran Hermano, ¡zas!, todo es sencillo, divertido, fácil y agradable. Pero tiene una fecha de caducidad. Y tal vez por eso todo se magnifique. Y tal vez las cosas se idealicen. Y te dices a ti misma, eh eh, yo controlo, y aquí no pasa nada, esto caduca la semana que viene, vamos a disfrutar mientras tanto. Y después… llega damn unexpected

Como dijo Agur hace unos meses cuando me quejaba de las calabazas…

“We all think we’re going to be great and we feel a little bit robbed when our expectations aren’t met. But sometimes expectations sell us short. Sometimes the expected simply pales in comparison to the unexpected. You got to wonder why we cling to our expectations, because the expected is just what keeps us steady. Standing. Still, the expected’s just the beginning, the unexpected is what changes our lives.”

Para terminar, Barbi dice con razón que tengo tiempo de combustión bastante alto. Y estoy enfadadísima con este país. La semana pasada fui a la huelga, y de hecho fui la única en la gerencia en la que trabajo en secundarla. Y somos unos 200.  Me lo dijo mi jefe medio de cachondeíto, pero ya nos conocemos y le contesté que “allá cada cual con su conciencia”.

Sobre este tema, varios apuntes:

– Los artículos de El País de (Pre)parados me tocaron bastante la moral. Primero porque retratan perfectamente cuál es la situación laboral de muchos de mi generación en este bendito país. Después, porque Schwejk me recordó vía este post de Maruja Torres cómo tratan en El País a esos mismos jóvenes. Panda de hipócritas

– Cada vez que sale este tema en conversaciones con mis muy mejores amigos acabo echando humo por las orejas. Me cuentan historias sobre presiones en empresas para que no se constituya comité de empresa (en empresas públicas), sobre sus condiciones laborales bochornosas, sobre los mercaderes de carne llamados consultoras tecnológicas que les explotan, etc etc etc.

– Además, de mi cabreo con este país y su capacidad de movilización. Resulta que cuando hace tres meses España ganó el mundial de fútbol toooodo el país salió a la calle a celebrar y yo me sentí bicho raro porque no me gustan esa clase de celebraciones. Vi el partido, me emocioné, boté, y me fui a mi casa a dormir. Tres meses más tarde… ¿dónde estaba toda esa gente que petó las fuentes de España? ¿Acaso les preocupa más el fútbol que sus derechos como trabajadores? ¿Que los recortes en gasto social? ¿Que los recortes en inversión?

Sí, sí, con este mitin que acabo de largar quería llegar a alguna parte. Estoy empezando a valorar seriamente la posibilidad de emigrar una temporada a medio plazo. Este país no me gusta. Me gusta el clima, me gustan mis amigos y me gustan los bares. Pero tanto pan y circo me repatea los higadillos…

Read Full Post »

Older Posts »