Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘familia’ Category

Los otros

Cuando uno da noticias de mierda la gente se bloquea.

A todos nos pasa cuando alguien a quien aprecias te da una mala noticia. Intentas buscar palabras y la mayor parte de las veces no sale nada.

Necesitas tiempo para reaccionar. Todavía estoy en el proceso de decírselo a gente, empecé con primera línea, también pedí a amigos y familiares que me ayudaran porque los primeros días uff.

Además que odio hablar por teléfono y por mi trabajo tengo que hacerlo mucho más de lo que me gustaría. Y los primeros días hablando por teléfono del tema se me quebraba la voz. Así que por mensaje mucho mejor.

Y claro que el post anterior lo escribí desde un humor muy específico pero hay días en los que no me apetece hablar con nadie. Me apetece sofá y leer libros para distraerme.

La tasa de supervivencia del cáncer de mama sin metástasis (es decir, yo) es muy alta afortunadamente. Siguen muriendo mujeres, demasiadas mujeres todos los años por esta enfermedad.

Voy a dejar este post como prólogo largo de otro que necesito escribir con editora.

Lo que quería contar en este es alguna reacción excesivamente optimista:

  • ¡Tranquila! ¡Ya verás que esto no es más que un tratamiento de belleza! (es hombre, no sé qué tratamientos de belleza conoce pero casi que mejor no pregunto)
  • Conozco a fulana que lo pasó y me dijo que poco más que un resfriado grave (de estos resfriados que mastectomía completa, claro)
  • ¿qué planes tienes para este verano? ¿Tienes algún viaje planeado?

O excesivamente morbosa:

  • (misma persona unos días más tarde) ¿Qué tipo de cáncer es?¿cuando empiezas el tratamiento?¿Que tal estás? ¿Hay historial de cáncer en tu familia?

Ahi flipé un poco y le respondí como pude, esta persona no es amiga mía, es la prometida de un amigo del guiri. Siguió con ¿te han dicho que tipo de cáncer es? ¿qué sintomas tenías? Ya mi cabreo fue mayúsculo en plan te metes las preguntas morbosas por el culo y tardé en responder dos días . El domingo pasado la vi y todavía me pregunta ¿tienes algún viaje de trabajo planeado? Mi conclusión sobre esta persona a la que apenas conocía es que no le da y por eso mi pregunta en el twitter de cómo interactuar con idiotas sin quedar como una cretina.

De aquí podemos seguir al siguiente post sobre el exceso de optimismo, la infantilización, el problema en llamar a las cosas por su nombre… Pero es más de pensar y saber escribir así que necesito ayuda.

Anuncios

Read Full Post »

Heike – Fogg

Y entonces… Así es como se saludan en Dominicana.

En realidad tengo que hacer un poco de flashback y forward para decir que entre Hawaii y la semana de los aneurismas estuve en:

Calgary sacándome el visado para China, China, Miami y España. Casi ná. Y de hecho me bajé del avión después de 24 horas volando desde España y allí no estaba mi esposo sino su amigo que al ver mi cara me preguntó si no había visto los mensajes del guiri.

Así que directa al hospital. Y entre China y Miami pasé 72 horas en mi casa, de las cuales 24 en la cocina preparando sopas, purés, estofados etc para que mi suegra estuviera bien alimentada.

Os podéis hacer una idea de mi agotamiento vital. De las maletas. De los cambios horarios. Cuando el suegro se recuperó a mi me mandaron a NYC de reuniones para el proyecto más chulo de todos los tiempos.

Era el día 8 de Marzo y entonces llegó LA llamada. A hablarme de un trabajo nuevo, para la santa empresa, con jefes nuevos, un ascenso, un trabajazo, todo proyectos interesantes.

–  Y si quieres volver a casa pues vuelves.

De nuevo flashback, cuando vine a Canadá hace seis meses sabíamos por temas legales que al no tener mi bendita empresa sede en Canadá y yo estar empleada desde Miamiamol no podía pasar más de 182 días al año aquí. Busqué trabajos. Hice entrevistas. Ná.

Pregunté al mi esposo, oye mira lo que me ofrecen y es la pera y me dejan volver a casa pero si quiero Miami pues Miami ¿y tú que quieres?

Obviamente lo que el esposo quiere es quedarse en su país, en su ciudad, con su trabajo, hablando en su idioma, nos ha jodido.

A todo esto además de los viajes, la enfermedad etc, la pregunta de los últimos meses, la más escuchada, la que todo el mundo no deja de hacerme a mí es ¿QUÉ VAIS A HACER?

Y yo diciendo, estamos pensando, dejadnos, vamos a ver, etc. El mi esposo es muy de mandar a tomar por saco a su familia cuando le atosigan y entonces me atosigan a mi.

Y qué manera de atosigar. Cada vez que el canadiense no estaba, se daba la vuelta, etc, todas sus familiares femeninas, su madre, su hermana, su cuñada, su prima, la hija de su prima, bla, bla bla ¿QUÉ VAIS A HACER?

Que en realidad es mensaje en clave que significa ¿CUÁNDO VAS A DEJAR TU TRABAJO?

#quemedejéiscoñoya

Después de un día glorioso en Nueva York en el que enseñé el culo por Times Square a las 8 de la mañana, nos echaron de la sala de reuniones (todo forma parte del espectáculo y así son las negociaciones), me dejé los pasaportes en la caja fuerte del hotel, pasé dos horas en taxi yendo y volviendo de Manhattan al aeropuerto, perdí un vuelo, etc, por fin llegué a casa. De un humor de perros. Con un estrés y una necesidad de vacaciones…

A la mañana siguiente le dije al guiri: nos vamos de vacaciones una semana a Cancún. Porque es nuestro aniversario en tres semanas y tenemos que decidir qué vamos a hacer y necesitamos estar solos y relajados y disfrutar. Es 11 de Marzo y vaya tres meses llevamos.

Y deshaz maleta y haz maleta porque lo siguiente es un combo plus Rio de Janeiro- Miami – California de diez días. El guiri obsesionado con el virus zika.

Rio de Janeiro precioso, tampoco vi demasiado, aunque más que la vez anterior seis años antes que pasé 13 horas allí. El ambiente de trabajo bastante muy desagradable. Así que empecé a repetir en plan mantra “quedan 22 días para Cancún”

De ahí a California, mejor ambiente, muy interesante la convención de frikis y ya a casa.

Y era semana santa, pero como en EEUU te dan la libertad o no de trabajar me cogí el viernes libre. Con la idea de descansar. El guiri me hizo el lío y se fue a trabajar así que me encontré pasándome uno de mis escasos días libres en el supermercado con mi suegra Y QUÉVAISAHACER.

Que me deje, señora.

Esos días venían los cuñados y había varias cenas familiares. Así que me encontré con que de repente me impusieron tres cenas seguidas a las 17 30, con lo cual ya me imponen los horarios del resto del día en mi día libre. Y tres días seguidos lo llevo muy mal. Y rechinar de dientes y mesarse los cabellos. Y darme cuenta de que he perdido el cargador del fitbit, no sé en qué país/hotel me he dejado un libro, el ipad está en Nueva York, siento una falta de control y un desbarajuste horribles.

ENSIETEDIASCANCUNENSEISDIASCANCUNENCINCODIASCANCUN.

En una de esas cenas me sirvieron la famosa ensaladilla con marshmallows y nata montada de entrante. Cielo santo.

Dos días más tarde, un miércoles por la noche, exactamente  el 30 de Marzo, 3 días antes de Cancún vino toda la familia a cenar a casa. Al día siguiente se iban los cuñados. Cenamos costillas y ensalada. No me quedaron tan ricas las costillas como yo quería.

Nos fuimos a acostar y entonces…

Read Full Post »

En Enero estábamos en Hawaii para que yo fuera a una conferencia (sí, ya) y los guiri padres o guiri suegros estaban también pero en otra isla.

El guiri suegro es runner. Pero también es granjero así que no publica sus recorridos en facebook. Él no es muy de hablar. Es un hombre religioso y callado. Ya habla la guiri suegra por la mitad de la provincia.

Bueno total que estaban en Hawaii para que él corriera media maratón. 64 años tiene el señor. También tiene dos tatuajes, uno de un corredor en el gemelo derecho y otro en un brazo que pone Fly (Forever Live Young). Como os lo cuento.

El señor no pudo correr porque le dolía mucho la espalda así que cuando volvió a casa se fue al médico. Su hijo antes de tener ningún diagnóstico ya opinó que quizá es hora de que deje de correr tanto.

Envidia se llama eso en mi pueblo. Mi querido esposo que es digno hijo de su madre es bastante vago en cuanto a actividad física

– ¡Paseo al perro!

Llegó el diagnóstico y nos dijeron que tenía un tumor muy grande en la espalda que le oprimía la vértebra.

Un hombre sano, corredor que no fuma. Adicto al ketchup pero qué queréis. Es canadiense.

Linfoma no hodgkins con buen pronóstico. Quimio durante seis meses a ver.

El señor tiene problemas de coagulación y con todas las pruebas que le hicieron después de la primera ronda de quimio hace dos meses tuvo un aneurisma cerebral. Nos dijeron que no salía, muy complicado, le podía pasar de todo. Os podéis imaginar el percal.

Se recuperó de dos neurocirugías y en una semana estaba fuera de la UCI sin ninguna secuela. Pero la verdad es que de ánimo estaba hecho polvo. Todos hechos polvo.

Poco a poco mejoró y después de mes y medio en el hospital le dieron de alta antes de volver a por la segunda ronda de qumio.

Y entonces…

Read Full Post »

“Sale, sale”. Eso decías cuando me duchabas los veranos que pasaba en tu casa.

El champú geniol de fresa. Los paseos con Kaiser para que corriera. Tus uñas de color rojo, la vez que te quemaste el dedo asando pimientos en Cuenca.

El pan de Mungia, los besos a la foto de aitxitxe todas las noches antes de dormir. El bizcocho en tu fuente de bizcochos. Los colacaos con azúcar. Los petisuis con azúcar.  Las patatas rellenas. El agua de limón, los pitilingorris para comer. 

Los gritos con tu hermana al entrar al agua todas las tardes. Tu bolsa con la merienda. El cajón del pan. La foto con el pelo a lo pincho, la de la moto. Los caramelos de “La asturiana”. Aquella tarde en la consulta del médico.

Ir contigo a misa, tu bitter kas al salir, el sentido del humor. “Me dicen que te pareces a mí, así que debo de ser muy guapa”. Cuando M te dijo “y tú gilipollas” al llamarle capullo. Capullo de flor querías decir, claro.

La dicotomía “vida/mierda”. Qué mujer, o nos llamabas “vida” o después de 4 nombres decías “mierda”. “Niño, te voy a dar una órdiga”. La obsesión con las esquelas “mira qué foto han puesto, de cuando tenía 40 años menos”. El rotulador de color rojo para marcar las siete diferencias. La pegatina del inspector gadget de la cocina. Cuando mi primo te empezó a llamar amama sin ser nieto tuyo y le dijiste que de eso nada, que para él eras “señora Marta”.

“Nunca lo vi”. Tú me enseñaste lo que eran los signos del zodiaco y que tú eras Aries y yo Libra. Y las primeras telenovelas que llegaron a España las vimos juntas, aunque yo tuviera 6 años. Enseguida te aburriste claro, eso eran sinsorgadas.

Los comentarios políticamente incorrectos, dejar las cosas “curiosas”, el gato que tuviste que era igual que tú. Las peras al vino que eran más bien a la gelatina de vino. Tu tenedor. “Amama, tú no eres vieja, la tercera edad empieza a los 65 años”. Figúrate que yo debía de tener 5 años y me acuerdo de esa conversación. 

También tenías cosas raras como decir que Ibarretxe y Zapatero son guapos. Eso debe de tener tantos años de viudedad, que pierdes perspectiva. 

También influye en que hayas tirado los tejos a diferentes novios míos y que en los últimos tiempos volvieras en ti solo cuando había hombres alrededor. 

Te fuiste hace menos de dos semanas, así que este año es pronto para que nos juntemos los 30 que somos  a celebrar tu cumpleaños. Pero espero que el año que viene retomemos la tradición. 

Por cierto, para que te quedes tranquila, tu esquela quedó bien. Y el cura dio una misa bonita, nada de chorradas de qué suerte que te habías ido con Dios. Habló de tus tres grandes virtudes, “que nunca falte un plato en la mesa para uno más”, tu simpatía y tu bondad.

Genio y figura, Martita.

Read Full Post »

30 para mis treinta.

He hecho una lista de 30 deseos materiales e inmateriales (no está la paz en el mundo, soy así) que me gustaría satisfacer por mi trigésimo aniversario. La verdad es que a pesar del 20 % de cumplimiento sobre la profecía de mi padre estoy muy satisfecha con cumplir 30. La alternativa sería chunga. Aunque para @agurtz40 sigo teniendo 23.

  1. Live at Wembley de Queen.
  2. El viaje de Chihiro.
  3. Un bolso para portátil. Tengo la mochila sarnosa. Me da vergüencita, que yo soy toda una mujer de 29 años y 51 semanas con una mochila sarnosa.
  4. Vaqueros grises. Mejor no los compréis.  Ya si eso voy yo.
  5. Curso para dos de cocinar sushi. Top 5 personas encantadoras del mundo sabe hacer sushi y me da mucha envidia.
  6. Desayuno rico. Este deseo es para @eidaho17. Estírate e invítame a desayunar en el puebluco.
  7. Pendientes azulitos volumen 3. Tengo un problema con los pendientes de color turquesa. Tengo que perder uno la primera vez que me los pongo. Vamos a volver a intentarlo.
  8. Bikini nuevo. En Miami no hay operación bikini. O sí. Es permanente.
  9. Vestido playero. Idem.
  10. Cargador usb portátil. Ahora que la distancia mínima de los viajes es de 6 horas necesito poder jugar al Candy crush sin quedarme sin batería.
  11. Ultimo CD de City and Colour. Esta es para el canadiense.
  12. Una noche en el sofá de Agur.
  13. Albóndigas cumpleañeras. Todo un clásico paterno filial.
  14. Unos vinos por el pueblo. Echo de menos esa rutina. “Quedamos a las diez y media porque hay que ir a comprar el pescado, venir a casa a dejarlo, salir a dar un paseo de una hora y estar a la una tomando vinos”. Suena horroroso pero cuando luego nadie me pone los horarios me falta algo. Organización o control, según lo quieras mirar.
  15. Botella de vino rica. Que tal y como está el patio en el curro me hace falta una copita nocturna.
  16. 1 gintonic cumpleañero. Bien puesto. Sin macedonia. En gran copa. Cáscara de limón. Beefeater. Schweppes. No pido más.
  17. Un lavar peinar en mi peluquería de Madrid. El ambiente de la peluquería, que cuando me veían cara de cabreo porque llevaba allí tres horas me daban un quinto de Mahou.
  18. Camisa nueva para ir a trabajar.
  19. El vaso de urban outfitters para el trabajo. Lo mismo me echan a la puta calle, pero yo me niego a renunciar a mi humor negro, mis juramentos y mis chascarrillos.
  20. Libro Banksy.
  21. Masaje/rascar la espalda.
  22. Tartita de limón. Con un 3 y un 0.
  23. El libro de “Pan Casero” de Ibán Yarza. En 2014 voy a empezar a hacer pan.
  24. Una merienda con mi perrillo. A que me inspire.
  25. Ottolengui, el libro de cocina y eso que el de “Plenty” todavía no lo tengo muy trillado. Cocinar para uno es un poco rollo, pero me encanta ir probando recetas nuevas con mi “guiri pig” como dice él. O para @ochisaurio con más frecuencia.
  26. Questions to a zen master. Recomendación de @blancohumano.
  27. El ultimo de John Le Carré.
  28. Unos auriculares de esos que bloquean el ruido para los viajecitos en avión. ¿Qué son 300 dólares, eh?
  29. Este bolso. Con el dineral que me he dejado en zapatos quiero un buen bolso. Miento, un segundo buen bolso, que tengo uno bueno. “Vintage”. Que significa que tiene 50 años el bolso y debería llevarlo a reparar limpiar, etc pero tengo miedo de que me cobren 200 euros.
  30. Este libro.

Read Full Post »

El canadiense y yo estamos planeando hacer las últimas cinco etapas del camino de Santiago en el mes de Junio. Todo surgió a raíz de que él viera “El camino” y como buen “guiri” (le encanta la palabra, muchas veces me dice “respect your guiri“) flipó.

Además es un guiri mochilero que con 10 grados se planta pantalones cortos y chancletas.Y se pone coloraduco si le da el sol. Le encantan los albergues, de hecho en una vida anterior trabajó en uno. Tú sumas todo eso y te sale un guiri que ve “El camino” y quiere ir a hacerlo. Yo le dije que vale, que con varias condiciones:

1) alguna noche quiero dormir en habitación solo para dos. Aguanto que él ronque porque también hace otras cosas por la noche. No quiero aguantar otros ronquidos así porque sí y no me interesa de momento meterme en la cama con más hombres para que me compense el tema ronquidos. Digo de momento porque ya sé lo que pasa con lo de escupir para arriba. Refreshcante.

2) eres paramédico, así que de mis pies y el tema ampollas te encargas tú. Si quieres hacemos contrato de outsourcing. Si hay que hacer esas historias de coser y mierdas varias  yo no quiero saber nada del tema.

3) después nos quedamos un par de días en Galicia comiendo y bebiendo, que tú no lo sabes, pero se come y se bebe de flipar.

Dijo a todo que vale. Qué majo.

En este momento entran en escena varias personas más, como amigotes ya clásicos con los que viajar, Agur y esposo, top 5 personas encantadoras en el mundo y su novio para apuntarse al viaje. Durante El Camino o después. Y querían saber fechas pero aún tenemos pendiente nuestra compra de billetes.

Y por supuesto cómo no, entró en escena mi padre.

Ese padre que es pesado como una madre.

– ¿Y vais a ir al oeste de Asturias?

– No creo que nos dé tiempo.

– ¿Y a Liébana? ¿Y al nacimiento del Asón? ¿Y a Villaviciosa? ¿Y a Ucieda?

– No sé si da tiempo, no sé si da tiempo, no sé si da tiempo, ¡NO SÉ SI DA TIEMPO!

– Pues si tú no puedes venir más días porque ahora tienes 4 semanas al año -y bien gracias- que venga él más días que tú

– …

– Sí, así yo podría ir a hacer excursiones con alguien, hay sitios que a mí me gustaría ir y no tengo con quien ir

Inciso

La dura vida del jubilado

Fin del inciso

– … Se lo preguntaré papá

– De hecho que se venga él UNA SEMANA antes que tú, y yo le voy a buscar a Madrid y tardamos una semana en llegar a Santoña, vamos parando en Segovia, Valladolid, León, Astorga…

– … Se lo preguntaré, papá.

A mí me pareció raro. Muy raro, pero comprensible. En parte es todo un gesto de generosidad de mi padre, querer enseñarle parte del país al canadiense, e invertir su tiempo con él. En realidad yo sé que lo que quiere es dar el visto bueno.

No podía parar de pensar en un tipo de instrucción militar parecido a este:

6 AM, en un lugar de Cantabria…

– ¡Vamos pretendiente! Quieres llevarte a mi pobre hijita a Canadá, eh! ¡DEMUÉSTRALO! Levántate, vamos al Buciero a andar tres horas, después vas a limpiar bocartes, después nos vamos a tomar 15 blancos antes de comer, después a comer cocido montañés, después ajedrez, después unos digestivos, después 15 tintos antes de la cena (la tradición manda) y después de cenar tres gintonics cada uno (eso sí, cortos de ginebra).

Así una semana.

Así que consulté con varias personas su opinión.

Agur me dijo que era todo muy raro. Kidi me dijo que disfrutara del momento “papá siendo amable con un novio nuestro”. Mi Lupita me dijo que le parecía entrañable y la bomba. La hermana del canadiense me dijo que podía colar la historia.

Y mi madre antes…

– Pues claro que lo hace por dar visto bueno final. O es que te crees tú ¿que quiere practicar su inglés? Ya sabes, siempre que coma y beba como él no hay problema y si no cumple tachado, este no sirve, cambia de novio. Pero como diría tu padre… somos unas brujas.

– Mamá, si se lo digo así va a parecer de tribu aborigen total: “Padre querer ver si tú beber y comer mucho”

Ahí es donde me dice Lupita que al menos no me intercambian por cabezas de ganado.

Madre : Lo gracioso es que mi padre hizo lo mismo con tu padre. Cuando se enteró de que mi novio había venido a visitarme al pueblo le hizo subir a casa, le puso un johnny walker y le dio un puro. A ninguno les gustaba ni el whisky ni fumar puros peeeeeero como un duelo de titanes. Por Dios, qué presentación en familia, los dos se pusieron malísimos con el puro y el whisky.

Esto es claramente una venganza, ya estoy viendo a mi pobre hija ficticia dentro de 30 años con el mismo problema. Ahí ni twitter ni twittar, la tradición manda.

Supongo que lo más efectivo será achacarlo al cambio cultural y empezar la conversación con un…

En mi tribu aborigen existe este rito milenario…

 

Gracias, @barbijaputa por la edición one more time.

Read Full Post »

Todo empezó cuando se avecinaba el día de la madre. El libro de @mama_drama salía a la venta el 3 de Mayo, y yo tenía que comprarlo y mandárselo por correo a mi querida madre.

Fui con Agur a un par de tiendas a preguntar por él, pero aún no lo habían recibido. Así que se lo compré por Internet y mandé que se lo mandaran. La pobre mujer ha pasado momentos complicados en el dentista en el último año y con su propia drama mamá, así que creía que el libro le encantaría.

Me quedé corta.

Fue empezar a leerlo y mandarme correos del tipo:

“Lo del libro es una bomba…

Hay cosas en las que veo a mi madre y otras a mi, y es un consuelo saber que hay madres mas maniáticas que yo.
Acabo de leer en el metro: Eso es que estás creciendo. Nena, como te caigas,encima te doy y Te lo dije nena y casi me paso de estación…
Yo casi todos los capítulos los puedo mejorar, que te quede claro que yo el de : como te caigas…., contigo no lo usé jamás, ese era sólo para tu hermana.
El de Te lo dije nena, me ha recordado lo de las maletas en Termibus, clavadito, eso si, inexplicablemente a tu hermana sólo le llevaron las ” mierdas” de campamento, lo único bueno lo llevaba en la mochila, lo que me hace pensar que ésta niña tiene suerte incluso cuando le roban.
Yo lo de los tacos lo mejoraba con el spontex verde, que siempre tenía uno nuevo, hasta que tu hermana me lo daba directamente….ahí me di cuenta que la frase ya no era efectiva.
Es que es impresionante, estoy viendo el índice y me los se todos.
Lo peor de ésto es que la cosa va aumentando por generaciones así que ya me están dando penita mis pobres futuros nietos
En fin, me esperan ratos muy agradables y esta autora sólo con nuestra familia y alrededores se va a forrar
Me vi entonces obligada a contarle a la autora que mi madre había dejado de leer el libro en el metro cuando iba a trabajar porque se le corría el maquillaje de llorar de la risa y llegaba hecha un cristo. La campaña de marketing del libro en el metro de Bilbao la hizo ella. La gente le debía preguntar: “señora, ¿qué lee usted?” y ella les enseñaba el libro a través de la ventana  si no le daba tiempo a decirles el nombre.
A la nena la historia le pareció divertidísima y me contestó al correo encantadora como es ella. Le reenvié el correo a mi madre, que me contestó al cabo de tres días diciéndome que “la nena es guapa, tiene buen tipo, perfectamente vestida y peinada, su madre es una exagerada…. bla bla bla no como tú que el otro día quería coger un cepillo y peinarte como dios manda, que hay que verte”
Publicidad subliminal se llama.
Dos semanas más tarde me mudé a Miami y un día de esa semana vi que la nena iba a firmar libros a Bilbao. No me quedó más remedio que avisar a mi madre.
Mi madre entra en modo locura y dos días antes se va a la librería y se pone a decirle a la dependiente que si “Amaya va a firmar el viernes”, que su hija que vive en Mayamiiiii se lo ha dicho que lo ha leído en el blojjjjj. Ya me imagino la cara de la dependienta ante el huracán de palabras provenientes de la boca de mi madre. Muerte por sobredosis de información. La dependiente va a comprobar la información que le da esa señora y le confirma que efectivamente hay una firma de libros.
Vuelvo a notificar a la autora que mi señora madre ha entrado en modo “Madre de la Pantoja” y que se va a plantar en su firma con uniforme y todo. La autora contesta diciendo que qué bien.
Lo que pasó aquella tarde quedará entre ellas dos, yo tengo los informes de las dos partes. Mi madre me escribió diciendo que había estado allí hora y media con ella y otras lectoras de tertulia. Que la nena no le junta con su madre porque se funde el universo. Mi madre lo relataba como “experiencia inolvidable”. La nena le dice a mi hermana que “sé que te recortaba la puntilla de las bragas” y que qué sentido del humor tiene mi madre. Además nos firmó dedicatorias a todos y mi hermana que ha venido a Mayami a visitarme me trajo mi ejemplar firmado.
Lo de reírse en transporte público también es genético porque mi hermana en el vuelo a Nueva York del otro día fue tres horas llorando de la risa y la que se sentaba al lado le miraba mal…
Nena, mi mamá drama dice que ya no duerme bien por la noche pensando que en dos meses viene a verme y tiene que hacer trasbordo en un aeropuerto.
Apúntate esas cañas que nos debemos.
Mil gracias otra vez.

Read Full Post »

Older Posts »