Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘aburrimiento’ Category

Me lo estoy pasando trepidante (por detrás y por delante) estas últimas semanas.

Esperad, que luego dicen que no me explico bien.

La primera frase era sarcástica.

La gente que desgestiona (o congestiona) mi santa empresa no tiene muy claro si van o vienen, suben o bajan, salen o entran. Así que casi cada día se producían estas conversaciones:

Jefe- Heike, te vas a Singapur y a Baltimore

Jefe- Heike, te vas a Baltimore, a Singapur no.

En este momento yo decido ya reservar mi vuelo a Chicago para quedar con Canadá, cansada como estaba ya de que no me mandaran su última confirmación

Y llega la semana pasada y de repente:

Jefe – Heike te vas a Singapur, a Baltimore no.

Ahí entré en cólera, si oísteis a perros gemir el día 16 sobre las diez de la mañana es porque entré en modo ira tremebunda y emitía ultrasonidos.

Yo ya había comprado mi vuelo a Chicago, me había coordinado con Canadá, pero es que ni quería pensar en eso. Estaba sólo pensando en la parte profesional de no ir al curso de formación de Baltimore y me hervía la sangre.

Monté el pedazo de pollo y dos horas más tarde…

Jefe – Que te vas a Baltimore, todo como estaba planeado.

Este lunes:

Jefe – Que te vas a Baltimore  pero a Singapur no

No me quedó más remedio que hablar un poco en arameo, decidles que a ver si me estaban vacilando, etc etc.

Conclusión:

Mañana me voy a Baltimore. Me quedo en  un barco en el puerto. Voy a un curso de reparaciones marinas avanzadas.

El viernes me voy a Chicago. He quedado con Canadá.

El miércoles 6 vuelvo a Madrid.

“De momento” no voy a Singapur, va mi jefe. Pero ya nos conocemos todos, y pueden cambiar muchas veces de opinión…

Y sí, me gustaría saber ya lo de Singapur porque tendría que ir el día 9. Soy así de exigente. Qué le vamos a hacer.

Anuncios

Read Full Post »

Heike vs mujercillas

Ahora parece que lo moderno es volver a los 50.

Comentarios que he ido escuchando:

– Uf, que pague él la cena, que yo ya he hecho el esfuerzo de arreglarme y ponerme mona.

– No, no, yo lo que quiero es que me paguen todas las copas los tíos…

– ¿Tengo yo pinta de saber cocinar?

– Yo lo que quiero es que me mantengan.

– ¿Te gustan los niños? (mirada condescendiente)

– ¿Te gusta cocinar? (mirada condescendiente)

– No me hables así, que seguro que tus padres hacían lo mismo…

– Pero no me paga sólo a mi las copas, si tú estás conmigo también te las paga a ti…

– Y me dijo que él no permite que una mujer le pague una copa.

¿Estas son las mujeres mujeres?

La reinvención cutre salchichera de las de los cincuenta, me imagino. Porque esas eran señoras que se ocupaban de su casa. Estas sólo quieren ocuparse de lucir impolutas. Uf, fregando te estropeas las manos, cocinando pierdes tiempo, ¡además comer es de gordos!

Así que al hilo de las mujeres de las que hablaba Javier Marías en un artículo que me gustó mucho me dio por acordarme de estas nuevas postfeministas.

Yo creo que es simplemente querer vivir en la frivolidad permanente. En un mundo de plastiquete. Donde sólo importa estar impecable. No tener celulitis, estrías, un IMC de 20, conversación no demasiado profunda no vaya a ser que aburras a la gente…

Y esto si que es una inversión de tiempo y dinero. Porque las cremas, maquillajjes y tratamientos no salen muy baratos.

Por no hablar de los trapos que pasan de moda al año siguiente (sigo esperando ansiosa que se ponga de moda la maceta en la cabeza) y que suelen sentar fatal.

Y además estas jodida: como seas culona los pantalones pitillo te dan aspecto de botijo. Pero todo el resto de pantalones desaparecen del mapa.

Yo creo que la persona que mejor me resumió todo esto fue un colega (que me saca 13 añitos) que me dijo que él considera que hay tres maneras de ponerle.

La física  donde todas vuestros apaños os hacen destacar, evidentemente.

La intelectual, con conversaciones, y estímulos.

La gastronómica.

¿No pensáis que os estáis delimitando demasiado el espacio a vosotras mismas al dedicarle tanto tiempo a una sola de las tres?

En las tres horas que os tiráis arreglándoos para salir de casa podriáis hacer miles de cosas. Leer, oir música (¡apagad los malditos 40!), ver una película, una de las miles de series buenísimas que dan (no, no me refiero a Sin tetas no hay mamadas y otras estupideces similares).

Evidentemente, queridas esto no significa que tengáis que dejar de depilaros, de pintaros y tengáis que empezar a poneros sacos de patatas.

¡Pero priorizad coño! ¿Qué váis a aportar cuando se os empiece a descolgar todo?

Desengañáos, no tenéis tanta pasta como para haceros fans todas del botox. Además sienta muy mal…

Yo casi que prefiero que no traigáis hijos al mundo.

Para lo que les ibáis a aportar… y enseñar…

Read Full Post »

Caries

Los anuncios de Kinder son tan dulces que además de empalagar yo creo que provocan caries mentales

Por cierto, es un clamor en Internet.

Todo el mundo odia a los publicistas de Kinder.

Read Full Post »

Pesadilla

Te comunico ante mis cienes y cienes de lectores (bueno, de manera realista debería decir, unidades y unidades) que si el año que viene este señor sigue retransmitiendo la Fórmula 1…

Ponemos el mute.

P.d: mañana actualizo más. estoy reunida!!!

Read Full Post »